LAS ALDEAS DE ALPUENTE. ¿SABÍAS QUÉ…?

¿Sabías qué…?

La actividad eminentemente agrícola y ganadera de Alpuente y la dificultad que antiguamente suponía desplazarse a los lugares de trabajo, llevaron a la formación de numerosas aldeas, dispersas por todo el término: Corcolilla, La Almeza, Baldovar, Benacatácera, Campo de Abajo y Campo de Arriba, la Canaleja, el Collado, la Cuevarruz, las Eras, la Carrasca y el Hontanar.

Alpuente

Vista parcial de Alpuente

Alpuente y sus aldeas constituyen unos núcleos poblacionales con peculiaridades únicas dentro de la Comunidad Valenciana. Es momento, ahora en período vacacional, de visita por múltiples motivos: fin de semana fotográfico, ruta de los dinosaurios (con museo incluído), ruta de arte religioso, gastronomía…

Alpuente, Acueducto Los Arcos, por Chusa

Acueducto Los Arcos, Alpuente

La Almeza, Molino

Molino en la aldea de La Almeza

Para terminar nos desplazaremos a La Cuevarruz, a visitar su ermita de San José.

http://www.ermitascomunidadvalenciana.com/vsealp2.htm

Ermita de San José, La Cuevarruz

Se levanta en la plaza de la aldea, elevada sobre amplias gradas, y en perfecto estado de conservación. Es un bonito edificio de gruesa mampostería, coronado por ancha espadaña, a modo de campanario, con dos huecos desiguales que albergan sendas campanas, y remate de frontón triangular con cruz y veleta. Bajo ella se abre una ventana rectangular y, a su lado, hay un reloj de sol. La puerta es adintelada, enmarcada en dovelas con la fecha de construcción: 1745. En un azulejo se lee (sic)Hermita de S. José’, con un retablillo cerámico que representa al santo con el Niño. vsealp8b

El interior es rectangular, con piso de terrazo moderno. El techado tiene viga central y el espacio está dividido en tres cuerpos por dos arcos de medio punto apoyados en pilastras. Tiene coro alto a los pies, y bajo él, un poyo corrido de obra.
El altar del presbiterio es un sencillo retablo de obra, con una hornacina en la que se venera la imagen de San José, buena talla barroca atribuida a Ignacio Vergara. El resto de las imágenes son modernas.
Esta ermita contiene, sin embargo, un buen número de pinturas de gran importancia, varias de las cuales se remontan al siglo XVII y que urgen una pronta restauración.