EL FOLASTERO

Petronila la Churra. La Yesa.

Le paician ramplones, isa guisa de charrar nu’era drecha, no podía selo, si munchas veces ni tan sisquiá asampaba compriender isas parabras, isas regirás qu’emplegaban en el lugarico, parabras que senificaban una cosa destinta a la lengua de la chente culta de letras, el castellano. A la c’allegó munchas veces probó d’endongales, po’que sin ser dispierto de lo c’hacia, dicierto no lu’hacia a mala fé, pos el había estudiado, era culto, barruntaba que muncho más pitico qu’ellos, asina cavilaba él c’había de ser, pos tinia una güena carrera, leia munchos libros de toa mena, de medecina lo que mas, otros eran repropiaus trataus de quimicos, pero tamien l’agustaban los diarios, dica novelas, asina que si, el si era un hombre con muncha educación, sin repropio el que mas del lugar, el si que sabía charrar güeno.

aureliano-de-beruete-y-moret-vista-de-cuenca-desde-la-hoz-del-j-car
Le salieron al chiquillo suyo malentias del alentar, se conoce quel aire juto y fresco le probaba bien, pu’eso pidió el mesmo isa destinación, pos asina pronte remontaría el chico y asina asamparían golver a la capital, caviló qu’eso acayeria en poquicos años, pronte joparia isos montes, que eran tó maleza, allagas, pinos, isnebros, carrascas y trabinas, isos cinglos que salian por cualquiá rodal, rodiando el lugar, esafiando a las juerzas de gravedá, quietos tar cuar si se burlescaran del tamaño del que los adonaba, pagáus de que los guiparan inpercazables. Pronte joparía isas tierras acaramullas de rochas, tan pesás de subir, c’hacían desagradable salir a pasiar, pos dica eran repropias de bajar y lo pior era l’aseguranza de que dispues había que subilas. Albandonaria isas tierras tan aperillosas d’altas hormas en los bancales, isas c’habian obrau a mano mientres siglos, pa tratar d’aplanar una tierra enrrochá y dura, mu dura, tar cuar las peñas c’asomaban por toas partes, duras tar cuar las chentes que las habitaban, pos paicia que ni tan siquiá tubieran corazón de lo jutos y frios que se l’antojaban, tar cuar la recochura que bufaba en hibierno.
A la c’allegó al lugar la mujer suya estaba preñá ya del segundo chiquillo, desacupó en la capital, tar cuar había de ser, isas chentes s’empecinaban en parir en las casas suyas, tar cuar habían hecho siempre dinde cherenaciones tras. Chano chano jué amarinandose al lugar, se percató de lo sano del aire c’alentaban, lo bien que le probaba al chiquillo mayor pos con la meta de medecinas estaba mijor que nunca, se percató tamien de lo tranquiloso que dormían, sin ruidos, fresquicos al verano, iso si, hacia muncha refrior en los hibiernos, pero sana, un aire que criaba juertes y sanas las criaturas, bien sabía el iso. Pero las chentes, a isas no s’amarinaba, no, isas chentes siguian guipandolo tar cuar un folastero, munchos años dispues d’allegar siguia barruntando c’asina era, ya no les endongaba, pos cuasi tampoco charraba con ellos, eran tan ramplones que nu’apriendian nadica, antimas le tinian ojeriza, habia de ser iso, pos día a día l’hacían barruntar que nu’era parte del lugar, nunca le clamaban pa preguntale parecer en los asustos de festejos ni tradaciones, a la consulta siempre le dician d’usté y en la calle tamien, siempre con distancia, con recelo, tantos años y aún no tinia amistades dentre ellos, pos eran chentes mu enrraizas, acarrazas a lo propio, a la estrania traza de charrar d’ellos, amarinaus a unas tradaciones antigas, viejuras y dica aperillosas. Prendian aperillosos fuegos pa cerebrar santos, si dica de tantas velas una vez se les prendió fuego en la Iglesia, sin allegar a mayores, pero podia haber sido una disgracia mu grandiza, por mas que les recomiendo él que no prendieran mas velas, ni tan siquiá paice que se pararon a cavilar un menuto isa ideya, cuasi no podía ser d’otro modo, pos eran chente pro surritonta.

1e665b3230c2fd11e554f1d8b0c5131e
Los chiquillos, isos se criaban sueltos, d’una guisa mu borde, siempre allegaban a la consulta con güesos rompios y espizques que precisaban puntos, y es que los padres no paicia que les hacia muncho caso, les premitian jubar tol dia por las eras con palos a aporreasen, u s’arreban pedrazos. Y que icir de l’higiene, isa ni tan siquiá sabían qu’esistira, pos por mas que probó d’anseñales una miaja d’urbanida, na había c’hacer, golian mal, mu mal, a borrega, a puerco, a buja… sin repropió eran chentes mu salvaches, pero iso si, distinguían mu bien al forastero del lugareño, asína se sintIia en el lugar, forastero, y asina se lo esplicotiaba a los chiquillicos suyos, “siempre os consideran forasteros en este pueblo, nunca tendréis amigos aquí”.

cuenca2
Los mestros allegaban pá un añico namas, una mena de castigo por no tenir pro punticos p’asampar la plaza inorada pu’ellos. Por lo corriente la que inoraban era una plaza en la ciuda u en el lugar ande s’habian criau, un lugar grandizo, con muncha chente, con botigas, espectaclos, cultura. Asina isa amargura que síntian, ise despagamiento d’encontrasen en un lugar pirdio en meta de cinglos que na les ofricían, iso era lo que tresladaban a los alunos, aún sin pretiendelo, sin ser dispiertos d’ello, chano chano, en los chiquillos mas piticos y despabilaus l’ideya de inferioridá iba calando, y el que nu’enduraran nunca mas d’un curso sin repropio les daba la vaya a los mestros, eran ramplones. ¿Y que barruntaban los mestros?, distancia, por lo corriente eran jovencicos, al allegar estaban clisaus, lejos de sus parientes y de sopetón se topetaban con isa chente tan ramplona, con isa estrania traza d’educar a los chiquillos, tan retraíos que los adonaban con distancia dica con refrior en los ojos, isos chiquillos nunca asampaban aganchales campera, asina lo barruntaban.

james_guthrie_-_in_the_orchard_1885-86
Isas eran las escasas presonas que trataba el dotor, los mestros, pos eran los únicos que sabían de letras n’el lugar, pero jopaban pronte y asina año tras año había que renuevar las amistades. A la c’allegaban ya les charraba el de la tracica qu’eran pu’alli las presonas, asina que no seria ná estranio si nunca asampaban hallasen agustico n’el lugar, pué quel dotor inorara sintise asina, entegrarse en el lugar, pero ellos no, ellos namas inoraban agüecar pronte, ni tan siquiá angunos enduraban el curso pleno, pos a la que surtía plaza, anque juera pa sustituyir a otro mestro mientres unos poquicos meses, no repropiaban, nu’adonaban tras, pos nenguna campera habían aganchau con isa chente, nenguna amistá. L’unico que les penaba una miaja eran los probes chiquillos, paicia c’angunos mestros les sabia malo se criaran asina, tan alejaus de la chente cevilizá, asina c’antes de jopar procuraban inculcales la ideya de que antes con antes, a la que tubieran l’ocasión, s’espolsaran las sabatillas.
Allegaron en verano, les ampraron una casa pa tres meses, de meta Junio a meta Setiembre, eran Ingleses, tan apenas charraban el castellano una miaja, asina que resultaron mu chocantes pa los lugareños, tinian dos chiquillos chicutos, de sais y ocho añicos, y cuasi dinde recin allegaus escomenzaron a jubar con los demas chiquillos del lugar, pa isos chiquillicos paice que nu’habia lenguajes estranios, pronte se divirtian d’una guisa que jamas habian podio figurase, cuasi sin trastes, sin moñas ni pilotas, namas con lo que se figuraban ellos mesmos, ardieando los juebos con trastes que replegaban por las eras, palos, piñas, potes…
Los padres se percataron que los chiquillos suyos estaban mu alcontentos allí, eran muncho mas filices asina, cuasi sin ná, ellos mesmos se sosprendieron estraniamente de mu güen teque, tranquilosos, sin repropio anguna cosa habia n’aquel lugar que les clamaba, algo que les resultaba mu atrativo, pué que juera l’aire con isos aromas de planticas salvaches, isas que pu’aquel antonces ni tan sisquia sabian clamar por el nombre suyo. Lo mesmo lo que les encandilaba era la polideza de los paisaches, de los montes con isas bonicas cingleras percutidoras, con isos arboles tan sojerentes, centenarios, isos que netechaban l’aire, y no mas con alentar una bocanada d’ise aire se sintian reviscolar. Pero tamien pué que jueran las chentes c’allaron pu’alli, pos anque no asampaban charrar muncho con ellos, siempre les sonrreian, les agustaba apriender la guisa de fainar que tinia isa chente del lugar, aprendian munchas cosas nuevas tos los dias, dinde regar los güertos u masar pan, dica obrar casas con peñas y algez, chano chano los ingleses estubieron en boca de tos, eran tan chalangueros que los lugareños les carriaban a la casa suya calabacetas tiernas y pepinos, güevos y dica angunos les convidaban a yantar a la casa suya.
A la c’allegó setiembre “el inglés” se jué a la ciudá, pos la faina le clamaba, pero pá sospresa de tos n’el lugar la mujer y los chiquillos enduraron allí, el hombre acudia pal cabo de semana, dispues, al año, compraron una casa, pretiendian endurar alli pá siempre. Eran chente estranjera, estrania, y agora pretiendian vivir alli, no paicia haber muncho ficacio en tu’iso, el hombre bajaba a la ciuda tres u cuatro dias, dispues subia al lugarico ande tinia la parentela. Ella fainaba cosicas de lo c’habian apriendido de la chente del lugar, s’emplegó a l’artesania y l’arte, amanaba conrservas mu naturales de tomates, de bajocas u de pimientos que criaba la chente en los güertos, l’anseñaron a crialos ellos mesmos, dica s’hicieron con un güen güerto. Tamien criaban conejos y gallinas, amanaban zucraturas con las frutas y la miel del lugar, aprendieron fainas con las qu’escomenzaron a montar cosas que dispues vendian en las ferias y mercaus artesanales con esparto, con fusta, con lo c’asampaban pu’isos montes, asina chano chano asamparon ganasen la vida con isas fainas y el marido se dejo la faina de la capital, los ingleses jueron unos mas n’el lugar, charraban a la guisa suya, tar cual si carriaran la boca llena u algo asina, pos no asamparon quitasen ise dejo suyo, pero iso si, sabian lo qu’era una rocha, un ardacho, la cambra, l’artesa, el pernil, el lebrillo u la perilla de la luz.

andre-henri_dargelas_-_boys_playing_marbles_-_walters_371636
Un dia “el inglés”, pos siempre tindria ise malnombre, se topetó con el dotor, le saludo tar cuar lu’ hacia con tos los lugareños, el dotor estaba intrigau por abriguar a que se dedicaba ise estranjero antes de mudase a vivir al lugar, asina que sin munchos ronderos le preguntó. El ingles era enginiero, trabajo munchos años con maquinaria en una fatoria de la ciuda y la mujer suya habia sido contable antes d’acudir al lugar. El dotor se sosprendio muncho, asina qu’eran chentes de carrera, presonas inteligentes, el se figuraba que serian una mena de chente estrania tar cuar armitaños, pero no, resulto qu’eran presonas con estudios con los que güenamente el dotor habria tenio amistá, pos eran cultos, pero no, a la contra, estraniamente s’habian ajuntau con los ramplones del lugar, si dica charraban tar cuar ellos, sin repropio era algo que no tinia ficacio nenguno.
-¿A usted no le parece que siempre será forastero en este pueblo?, ¿acaso esta gente tan cerrada en sí misma y sus costumbres arcaicas, no le recuerdan cada día que usted es solo un extranjero?, todos se refieren a usted cómo “el inglés”, para dejar claro que no es de aquí.
-Pos vera uste siñor dotor, yo siempre he de ser “el Ingles”, pero no cavile qu’iso m’hace folastero, pos el panadero siempre ha de ser clamau “el panadero”, lo mesmo c’al alguacil, naide lu’ha de clamar por el nombre suyo, asina c’habria de ser mu zoquete yo si algo tan vidente tar cuar ser desacupau en Inglaterra juera a ofendeme, pero no se figure usté que barrunto me tratan de folastero, pos iso es mu diferiente, nusotros sintimos qu’hemos hecho mu güenas conocencias aquí y asina nos lu’amostran, pos dica con angunos tenemos muncho caldo.
-Más de veinte años hace que llegue a este pueblo y le aseguro que aun me tratan como un forastero, asi que usted que solo lleva tres años por aquí, no me explico cómo es posible que piense eso, que esta gente tan vulgar pueda haberlo adoptado como si usted fuera uno mas del pueblo.
-Pos ha de ser que cosa de que nunca me figuré yo que jueran ramplones ni zoquetes, a la c’allegamos premitimos que los chiquillos nuestros hicieran lo mesmo que los chiquillos del lugar, y nusotros apriendimos de las chentes su maniera de vivir, tamien les anseñamos cosas, y las apriendiron pronte, asina que mu zoquetes no paice que sean, iso si, nunca les endongamos su maniera de ser ni les endilgamos la guisa nuestra d’hacer las cosas, pero güeno señor dotor, tu’esto no pué un forastero allegar a compriendelo.

Parabras repropiás:
Ardiear: Inventar.
Chalanguero: Campechano.
Endongar: Corregir.
Endilgar: Imponer.
Endongar: Corregir
Polideza: Belleza.
Percutidor: Impresionante.
Ramplon: Vulgar.
Recochura: Frío intenso y seco.
Surritonto: Simple.

Anuncios

LA ÑEVE

Petronila La Churra. La Yesa.

Mientres el recreo escomenzaron a cair los primeras bolisas de ñeve, la refrior era muncha, asina que nus hicieron entrar antes d’hora a l’escuela. A la qu’escomenzó el mestro a darnus la leción, se percató que naide l’hacia muncho caso, namas adonabamos la ventana, inotizaus por isas bolisicas blancas que caiban aspacico. El mestro s’entufó y nus obligó sin muncho esito a atiendele, eran las primeras ñeves d’aquel año, habia ganicas, pos la ñeve era mu inorada por tos nusotros. Pronte jueron muncho más grandizas tar cuar si estuviera esplumando un pollo y avientaran las plumas, tos estabamos mu niervosos, esperando ilusionaus que cuajonara, y d’endurar caindo asina, dicierto lu’haria.

a-walk-in-the-snow

Pu’aquellas añás las diverticiones n’el lugar era mu poquicas, asina, a la c’allegaban las ñeves era una novedá que nus sacaba de lo rotinario, pu’eso los chiquillos inorabamos isos días blancos d’hibierno, pos había muchos juebos que namas podíamos hacelos mientres enduraba la ñeve. Montabamos güenas riñas dentre los zagalicos a bolazos de ñeve, tamien se los aventabamos a las chiquillas que se clisaban y chillaban pro, arrematando nusotros encanau a risión. Pero más que más, lo que nus agustaba era tirarnus por la rocha con un tabletón, anque no toas las ñevadicas valían pa ise menester, pos pa que rulara se precisaba una buena cantidá, lo menos tres u cuatro dedicos. Nus subíamos dos chiquillos cá ves, el tabletón agachaba más y mas escopeteo conforme bajaba la rocha, antonces chillabamos del cliso, munchas veces volcabamos u nus salíamos del camino aparando en el bancal d’abajo, pero nus agustaba tantísmo isa sensación d’aperigro que repitiamos una y otra ves, dica ya no endurabamos más del mal que nus hacia tol cuerpo de los aporreos y la refrior que nus entraba dica los güesos pos chano chano l’humedá iba calando y arrematabamos ameradicos.
A la que salimos a midió día pa’ir a yantar ya’era vidente que sería mu güena isa ñevá, pos acudieron las madres de los más chicutos pa carrialos a casa escopetias, tamien la miya asperaba a que salieramos el hermanico miyo y yo, había replegau a la Teresica, la hermanica nuestra, qu’era la mas chicuta de los tres pos tan apenas tindria cinco años, dentre medias estaba el hermanico miyo Albertico que tinia ocho añicos y yo qu’era el mayor con once. El mestro nus charro que de siguir asina no golvieramos a la tarde y la madre me arreó escopeteo pa que aganchara de la mano al Albertico y enfilamos ascape pa la casa.

driving-snow-1905
Alleguamos a la casa mu alcontentos, con ise atabanamiento que da la joventú, pos no solo cuajonaba la ñevadica, sinos que dencima isa tarde la tendríamos libre para jubar a la esbaradera. Pero pronte me percate que c’anguna cosa acayecia, pos conforme la madre guipó lo alcontentos qu’estabanmos nusotros, se le regiró una cara mu estrania, jué un embolique d’asombro y a la mesma vez d’amuine y entufé.
-Chiquillos, nu’esteis tan alcontentos que con la qu’está caindo, el padre aún anda con el ganau pu’esos montes.
-No s’amuine madre que pronte escampará.
No jué asina, yantamos mu callaicos, la madre adonaba el ventanuco de la cocina de refilón, era mu chicuto y daba al corral, chano chano la ventisca jué enllenando de ñeve el güeco, ya casi no se guipaba ná, antonces las sintimos, eran las campanas de la iglesia.
-Madre, ¿por que pican las campanas?, No paice que clamen a fuego.
-Nu’es a fuego, es a ñeve, tocan pá que los pastores al síntilas acudan ancia el ruido, pos agora mesmo con la ventisca ya no se debe guipar nadica pu’ahi ajuera, ni caminos, ni árboles, ni ná, vienen a cegas dando güeltas sin saber ande estan las casas.
Me clise muncho, de sopetón juí dispierto, lo que tanto había inorau era mu aperilloso, el padre estaba perdió sin asampar golver a casa tar cuar tos los pastores. Chano chano m’amuine más y más, entonces sistimos los truenos, a la contra d’escampar, paicia que la cosa empioraba pro.
-Madre, me voy al corral a ver si allegará el padre.
-Ni se t’escurra salir de casa agora, si asampa allegar a las casas vendrá solo, las borregas no le habrán podido siguir, asina que roguemos a Dios que las haiga cerrau en angun corral pu’el monte, si nos, po’que estén perdías y no se si…
-¿Que quié dicir, qu’espicharán?
– Hay hijo, no sería la vez primera c’acaice isa disgracia n’el lugar, peru’agora l’unico que tengo en la casporra es que el padre tuyo asampe allegar a casa.
No debieron pasar munchas horas pero jueron mu largas, las campanas nus mantenían en tensión, contando el tiempo amuinandunos más y más conforme escomenzaba a cair la tarde, y la foscor pronte allegaría repropiando aún más c’allegara el padre a casa. Picaron a la puerta con rabia, salió la madre escopetiá, era el alguacil.
-Maria, ¿aun nu’ha acudió el hombre tuyo?
-No, aún estamos asperando.
-Solo faltan dos pastores, toa la chente que andaba puel monte está ya n’el el lugar, de c’allegue avisar en la iglesia pa que paren de tocar, voy a ver si asampo allegar a la plaza, c’á ves es más repropiau meniase con ista ventisca, si y’hay midio metro ñeve.
Jué un rato mu ruin, los ojos bien abiertos, casi sin pestañiar, adonando el ventanuco cuasi cubierto de blanco pu’ande ya nu’entraba cuasi luz. Un ruido, nus regiramos ancia la puerta, pero no, era un trueno, s’apagó la perilla de la cocina, tar cuar escaicía cá ves que tronaba, ensiguidica nus quedabamos a foscas sin electricidá, asina que las velicas las teniamos mu a mano en l’alacena.

blow-blow-thou-wintery-wind
Otro esclafido en l’entrada, si, era el padre, al remate allegó a casa y tanto alivio sintimos que los tres corrimos escopetiaus a acarrazalo, anque nus separamos pronte, pos nu’habia costumbre d’amostrar sintimientos. La madre le trajo ropas jutas pa que se cambiara chunto a la lumbre, venía yelau y amerau, no dejaba de temblequiar, asina que la madre echo más leña al sagato y dijo que tenía qu’ir a la iglesia a dar parte.
-Madre yu’iré.
-Chiquillo hace muncha refrior, no quiero que caigas malo, ya voy yo.
-No madre no padezca qu’estamos cerquica, y yo ya soy pro grande.
A la que chafé la calle me clisé muncho, me hundía cuasi dica los chenollos, nu asampaba guipar cuasi na, m’arrime a las paderes de las las casas y juí de memoria contando las casas dica la plaza, asampé allegar a la iglesia, allí endurabamos tres hombres c’a tanda tocaban d’una guisa costante y contina, de que me guipaban no me dejaron ni charrar, el alguacil desiguida me pregunto si ya había acudió el padre miyo, asentí con la casporra y aturaron de tocar.
-Au pues, y’estan tós que se sepa n’el lugar. Dijo el alguacil.
-Amunos a casa antes que se nus tape dica la puerta la iglesia de lo que cai. Charro un vecino miyo. -Chiquillo vente con mi que llevamos el mesmo camino.
Aquella noche sopamos aluzaus por las velicas, el padre nus esplicotio c’habia asampau cerralas n’un corral pu’el monte, dispues al bajar ancia el lugar se perdió y gracias a las campanas asampó allegar a casa. Isa noche al no tener luz no rulaba el aradio, asina que nus chitamos pronte, dinde’l catre se síntian los truenos, angunos mu cerca, ya había guipau lo c’habia en la calle y ya no m’hacia tanto gozo la ñeve, habíamos pasau mu mala tarde asperando amuinaus y clisaus, y anque al remate tos estábamos en la casa, el guipar a los padres tan cavilosos y amuinaus por la ñevá, jué clisandome a mi tamien, las borregas eran de lo que nus manteniamos y agora estaban lejos, aislas n’el monte.
De Mati mañana ya no se sintIa tronar, al abrir la ventana del cuarto miyo, la ñeve cuasi la tapaba entérica, l’ubri de par en par y arempujé la ñeve ancia la calle, antonces con tan apenas las premeras luces del día, adoné una blancor inmensa, tan rusiente que dica paicia aluzar por si mesma, un lugar yelau ande naide paicia ser capable de salir de la casa suya, tar cuar muerto, en silencio. En los tejaus las grotescas crestas sobresalían amenazantes, bajo, las casas casi sin puertas, sepultadas en isa enorme manta yelada. Paralizau adonando l’espectaclo, sintí ruidos bajo, en la calle, escomenzaban los vecinos a asomasen, con palas apartaban la ñeve de las puertas pá asampar salir de las casas, cavilé que nusotros habíamos d’hacer lo mesmo, asina que me vistí escopetiau y baje. La madre había amanau el desayuno y el padre ya carriaba la pala.
-Chiquillo, desayuna mientres limpio una miaja la puerta qu’hemos d’ir al corral ande cerré el ganau.
-Antonces padre, ¿hoy no voy a l’escuela?
-No, hoy m’haces falta n’el monte.
Dispues de desayunar tos, la madre carrió acuestas a la chicuta y s’enfilo pa la escuela con el hermanico miyo de la mano. La chente jué haciendo una sendica con las palas por toas las calles p’allegar a tos los puestos, pos era menester ir a por agua pa los animalicos, allegar a los corrales pá échales de comer, amasar pan, comprar en la botiga, arrematando, endurar vivindo y los chiquillos ande mijor estaban pa no dar pena, era en l’escuela.
Mientres el padre y yo apreparamos la buja, l’echamos una manta dencima y con pellejos de borrega el padre le forró las potas, pos dicia que podían dica yelasen dispues le tiramos dencima la manta el serón y lo carregamos con un par de taleguicas d’orio, las palas, un capazo y una astral. Nosotros tamien nus forramos bien, nus pusimos unos zuecos abarqueros, carriaban la suela de madera y pesaban muncho, peru’era lo mijor pa chafar ñeve. Mientres el padre me tapaba bien con bufanda y gorro allego la madre y nus echo la berienda pos no se sabía lo que nus costaría la faina n’el monte.
En que dejamos la sendica que la chente había escavau y nus adentramos n’el manto blanco me percaté de lo repropiau qu’era andar por dencima la ñeve, Nusotros ubriamos camino y la buja siguia las chafás nuestras, t’hundidas cuasi dica el genollo, asina qu’era menester alzar muncho las garras a cá paso, n’algunos sitios t’hundias muncho más, dica cuasi la cintura, asina que la bujica pu’alli nu’asamparia pasar, era menester recular pá buscar otro camino. Paicia que nu’allegariamos nunca, estaba atobáu, y los pies chano chano se jueron yelando, m’hacian muncho mal, pero era menester endurar, no se guipaba nengún lugar ande reguardarnus, había c’allegar al corral.
-Hay’stá el corral chiquillo.

(c) Perth & Kinross Council; Supplied by The Public Catalogue Foundation

C

Sintimos lladrar al Rufo, el perrico pastor que teníamos, y quel padre dejó allí con l’atajo, ensiguidica las borregas escomenzaron a balar, tar cuar si nus clamaran y s’alcontentaran de sistirnus allegar. P’asampar ubrir la puerta jué menester sacar las palas y apartar muncha ñeve, dispues entramos. Allí, al estar las borreguicas se estaba calentico, asina que s’agradecía estar por fin a cubierto. Les echamos orio en una gamella qu’era nomás un trajo vaciau, se tiraron a menchar con delirio, la buja tamien s’aplicó a menchar, a la c’acoraron el padre dijo c’habia qu’enllenar de ñeve la gamella pa que chano chano se regalara y asina asamparan beber augua las borreguicas. Con el capazo y las palas enllenamos la gamella de ñeve del mesmo escubierto, a la c’arrematamos isa faina, aganchó el padre l’astral y nus enfilamos al monte, drechos ancia unas trabinas, el padre escomenzó a cuertar brancas y dispues dentre los dos las arrastramos al corral. Estaba vencidico, derringlau de tanto bregar con la ñeve, arrastrando brancas pa que las borregas rosigaran anguna cosa verde, el padre se debió percatar de lo mal que lu’estaba pasando y dijo de plegar pá mencharnus la berienda.
Dispues de yantar aún cuertamos mas brancas y se las penchamos pu’el corral a las borregas, al remate el padre dijo de golver a casa. La güelta jué una miaja mijor pos siguimos la mesma sendica de la mañana, el perrico se vino con nusotros y tamien cuatro borregas que estaban paridas y teníamos en casa los borreguicos pasando esmayo.
De qu’entramos al lugar, cerca de las primeras casas nus topetamos a los chiquillos que y’habian salió d’escuela, arrastraban dentre varios un trillo, Albertico tamien estaba con ellos.
-¡Perico!, ¡mira hemos aganchau un trillo!, vamos a l’esbaraera, dicierto rula mu bien.
-Chiquillo veste con ellos si t’hace gozo que ya no t’he de mandar más fainas. Dijo el padre.
-No padre, amunos al sagato que ya he tenio pro ñeves.

NUEVOS COLONOS RURALES

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-22-19-58

 

 

 

 

 

Hola Serranos y Rurales,

El domingo pasado visitamos Alcublas y nos encantó. Fuimos desde Valencia buscando la nieve y, a pesar del caos de tráfico, pasamos un día estupendo recorriendo sus calles. Lo primero que nos llamó la atención fue el ambiente de pueblo que mantiene.

trabajo-mundo-rural

Me llamo Irene, tengo 27 años y soy graduada en Comunicación Audiovisual. Actualmente trabajo para una multinacional holandesa ocupándome de su página web y su imagen corporativa en las redes sociales. Desarrollo mi trabajo en casa, aunque un par de veces al mes viajo a Holanda para reunirme con el responsable de marketing de la empresa.

Mi novio es ilustrador y también trabaja en casa. A los dos nos gusta la vida tranquila, un entorno natural en el que poder salir a correr o pasear con los perros (tenemos dos), la comida sana (somos veganos), los productos ecológicos y respirar aire no contaminado.

Alcublas nos enamoró desde el primer momento y estamos valorando la posibilidad de alquilar una casa y empezar allí nuestra vida en pareja. Antes de comenzar a dar pasos, queremos  despejar algunas dudas y hemos pensado en SERRANOS Y RURALES para recabar información. Ahí van:

  • ¿Alcublas tiene transporte público diario y regular con Lliria? Dado que Liria cuenta con un montón de servicios pero, sobre todo con línea de metro, tener una conexión diaria con esta población estaría muy bien porque nos garantizaría la movilidad.
  • Nos gustaría saber si existe disponibilidad de viviendas para alquilar (¿alguna web para consultar a nivel municipal o comarcal?). En otros lugares de Europa existen bolsas de viviendas en zonas rurales, gestionadas por los municipios o las mancomunidades, destinadas al alquiler social (preferentemente a jóvenes).
  • ¿Existe un “banco de tierras” para evitar el abandono de los cultivos y mantener la economía tradicional? Tenemos dos parejas de amigos que quieren cambiar su forma de vida y se plantean también vivir en un pueblo. Uno de ellos es ingeniero agrónomo y está buscando tierras para plantar vid. Estamos seguros que si disponen de casa y de tierras para cultivar, nos acompañarían.

Lo dejamos aquí, no os queremos agobiar mucho. Hemos leído vuestro blog y ponéis cosas muy interesantes sobre desarrollo rural y sostenibilidad. Gracias por vuestra información, esperamos pronto ser vuestros vecinos. Un saludo. Irene y Jaume.

PROPUESTA DE MEJORA DEL TRANSPORTE PÚBLICO EN LAS COMARCAS DE LA SERRANÍA Y EL RINCÓN DE ADEMUZ.

  • Fijar población y evitar el despoblamiento.
  • Aumentar la calidad de vida de los ciudadanos.
  • Vertebrar el territorio.
  • Mejorar infraestructuras.
  • Impulsar el emprendimiento.
  • Favorecer la aparición y ubicación de empresas.
  • Aumentar la oferta educativa y cultural.
  • Promover el empoderamiento femenino y la igualdad.
  • Atender eficazmente a los mayores, personas dependientes y discapacitados.
  • Aumentar el atractivo turístico comarcal…

Disponer de un buen servicio de transporte público contribuye a alcanzar todos estos objetivos y, sobre todo, a dar respuesta a una necesidad real, vital para nuestro territorio.

Alpuente, Acueducto Los Arcos, por Chusa

Las comarcas  de La Serranía y el Rincón de Ademuz han sido históricamente las “grandes olvidadas” de la Comunidad Valenciana a la hora de recibir servicios esenciales. Tal vez la razón sea su extenso territorio sumado a su baja densidad de población, algo que dificulta mucho cualquier actuación al respecto.

Un servicio de transporte público de calidad es una demanda nunca satisfecha en estas comarcas, es un derecho fundamental que ninguna Administración, ni autonómica ni estatal, han contemplado como prioridad.

Los habitantes de estas comarcas hemos ido viendo cómo nuestros pueblos, progresivamente, han ido muriendo.

Económicamente, las actividades tradicionales (ganadería y agricultura) han ido retrocediendo tanto en producción como en mano de obra y no hay un claro relevo generacional que indique que seguirán siendo el motor económico de la zona.

Demográficamente, el despoblamiento iniciado a principios del siglo XX ha ido vaciando nuestros pueblos y ocasionado el envejecimiento de la población, lo que conlleva un evidente menoscabo en cuanto a la oferta en servicios públicos esenciales: sanidad, educación y transporte público.

Estas circunstancias se convierten en la “pescadilla que se muerde la cola”: frente al despoblamiento, a una población envejecida, ante unos habitantes alejados de los núcleos urbanos de referencia, aislados físicamente de la vida política, social, cultural y económica, la respuesta administrativa es nula. Si a esto añadimos los censos de población traducidos a números de votos, está claro que invertir en Los Serranos y el Rincón de Ademuz nunca ha sido prioridad de los gestores políticos que nos han representado.

Con una población de 2.605 habitantes, el Rincón de Ademuz es la comarca valenciana con una menor densidad de población. Sólo una de sus poblaciones, Ademuz, supera el millar de habitantes.ademuz

La Serranía, con una mayor extensión, tiene una densidad poblacional similar. Consta de diecinueve municipios y un total de 17.936 habitantes. Tuejar, Chelva, Pedralba y Villar del Arzobispo son sus únicos municipios que superan los mil habitantes.

serrania-pueblos

Ofrecer un servicio de transporte público eficaz es un hecho vital para la supervivencia de las comarcas, por lo que se hace necesario diseñarla teniendo en cuenta todas las variables sociales, territoriales, económicas y ambientales de estos territorios.

Chelvana Aras

El transporte que desde el año 1925 se ha ofreció en estas comarcas, lo ha gestionado la empresa HISPANO CHELVANA. “La Chelvana” ha vertebrado históricamente el transporte de personas tanto del Rincón de Ademuz como de La Serranía. Pero los tiempos y las necesidades han cambiado, no podemos seguir con propuestas del siglo XX un siglo después. Hoy en día la Chelvana llega a la práctica totalidad de poblaciones serranas y del Rincón, pero la regularidad de sus servicios deja mucho que desear. No pretendemos ver autobuses vacíos recorrer nuestras comarcas, queremos adaptar el servicio a las nuevas necesidades de movilidad demandadas por nuestros vecinos y garantizar de este modo el acceso a servicios básicos como son la sanidad, la educación, la cultura, el turismo y el ocio.

Pues bien, el actual servicio de transporte público que tenemos en las dos comarcas es el que podemos ver a continuación.hispano-chelvana-horarios-invierno-2016

Las rutas que realiza la Chelvana las podemos apreciar mejor en la siguiente imagen. Esta oferta nos parece anticuada e insuficiente para poder afrontar los nuevos retos que tenemos por delante y alcanzar los objetivos propuestos al principio.

chelvana

Diseñar una red de transporte público adecuado a las nuevas necesidades, no es tan complicado, entre otras cosas porque se está haciendo en otros territorios con similares características y los resultados son muy positivos.

La Rioja (www.larioja.org) – PROYECTO : SERVICIO DE TRANSPORTE REGULAR DE USO GENERAL DE VIAJEROS POR CARRETERA ENTRE DISTINTAS POBLACIONES DE LA RIOJA. LINEAS RURALES DE LA RIOJA.

Asturias, Cantabria, Andalucía, son también ejemplos de cómo ofertar este servicio público de manera responsable y eficaz. En estas comunidades se combinan diferentes modelos de gestión: a demanda, mixto (aprovechando el transporte escolar), taxis, etc. Elegir un modelo u otro es competencia de los gestores, pero sí que nos parece indispensable su regularidad para poder garantizar la calidad del servicio prestado.

Ofrecer un servicio público requiere de una inversión que no obtiene retorno, es decir, la rentabilidad económica no existe en el servicio público, pero eso lo sabemos todos. Se trata de gestionar para toda la población, garantizando los derechos esenciales, entendiendo que la “sociedad del bienestar” debe extenderse a todas las zonas del territorio que se gestiona.

En nuestro caso, hay que tener en cuenta los siguientes condicionantes:

  • Población REAL susceptible de ser usuaria del servicio. Debemos tener en cuenta:
  • El número de habitantes en cada municipio.

  • Los asiduos de fin de semana y épocas vacacionales.

  • Visitantes esporádicos.

  • Turismo (cultural, gastronómico, etnográfico, medio-ambiental, etc)

  • Turismo puntual por acciones concretas (exposiciones, jornadas, ferias, fiestas locales, conciertos, etc)

  • Orografía de las comarcas.

  • Necesidades de movilidad de la zona (acceso a servicios sanitarios, jurídicos, administrativos, de ocio y comerciales, culturales, deportivos, etc).

  • Gestión sostenible de los recursos, desde la responsabilidad pero también desde el compromiso social.

  • Núcleo de población de referencia.

los-serranos-mapa

En LOS SERRANOS y EL RINCÓN DE ADEMUZ podemos diferenciar para el nuevo modelo de transporte público 5 zonas:

      1. RINCÓN DE ADEMUZ (Castielfabib, Ademuz, Vallanca, Puebla de San Miguel, Casas Altas, Casas Bajas y Torrebaja)
      2. ARAS – TITAGUAS – ALPUENTE (y sus aldeas) – LA YESA
      3. TUEJAR – CHELVA – BENAGEBER – CALLES – LOSA – CHULILLA – SOT DE CHERA.
      4. ANDILLA- ALCUBLAS – HIGUERUELAS – VILLAR – DOMEÑO
      5. PEDRALBA – BUGARRA – GESTALGAR

mapa-de-municipios-ademuz

Se toma como núcleo poblacional de referencia y destino final LLIRIA, ya que aglutina todos los servicios básicos (Hospital, gestión administrativa, Juzgados, comercio, actividades deportivas y culturales…) pero sobre todo, servicio de METRO que conecta con VALENCIA y toda su área metropolitana.

Hace ya unos días iniciamos una campaña de recogida de firmas en la plataforma CHANGE.ORG demandando un transporte público adecuado para La Serranía y el Rincón de Ademuz. La respuesta popular está siendo todo un éxito llevando ya más de mil cien firmas de apoyo a la petición. https://www.change.org/p/generalitat-valenciana-resolver-el-transpote-p%C3%BAblico-en-la-serran%C3%ADa-ya Nos comprometimos a presentar en la Consellería de Vivienda, Territorio y Vertebración del Territorio una propuesta de transporte público junto a las firmas recibidas. Esta es la propuesta:

      • Ofrecer un servicio regular (a demanda) para fijar planes de recogida de viajeros diarios. Actualmente la demanda es muy limitada pues en muchos casos se limita a dos servicios para toda la semana.
      • Crear una “Central de Reservas a Demanda” con las siguientes funciones:

1.- Recogida de reservas tanto telefónicas como por medios informatizados.

2.- Generación de viajes a demanda que según las reservas van llenando las plazas del vehículo.

3.- Gestión de las comunicaciones entre el centro de control y el vehículo, y el centro de control y los terminales de información al usuario.

4.- Terminales de Información al Usuario en todos los pueblos de ambas comarcas, que permitan indicar al usuario las plazas libres, posibles incidencias en el recorrido, recordatorio de horarios del servicio.

El servicio debe ser financiado por el Gobierno Autonómico, Diputación y municipios afectados. Existe una amplia legislación al respecto, tanto a nivel europeo, como nacional que da cobertura a este tipo de proyectos. No necesitamos más legislaciones, ni planes, ni programas de desarrollo rural. Necesitamos acciones y voluntad política de solucionar necesidades. El porcentaje de financiación debe ser fijado por las administraciones responsables, entendiendo que no debe ser inferior a un 80%.

      • Disponer de 5 microbuses adaptados que atiendan REGULARMENTE las cinco zonas mencionadas. Cada uno de los microbuses tendrá por base una población de cada zona.
      • Cada microbús recorrerá dos veces al día las rutas propuestas en horarios de mañana y tarde. Al ser un servicio a demanda, estos horarios pueden incrementarse según la necesidad.
      • Establecer tarifas para los usuarios en función de su utilización y su situación económica. Crear un bono-transporte para los vecinos de las dos comarcas a un precio inferior a la tarifa estándar del servicio.
      • El servicio debe ser diario y a demanda porque entendemos que es la mejor manera de favorecer, fijar e incrementar su utilización, tanto para los habitantes de las zonas como para los potenciales visitantes. Es la mejor forma de crear hábito en la utilización de servicios públicos de transporte.
      • Utilizar las nuevas tecnologías para gestionar de manera eficiente el servicio: diseñar una app que permita a los usuarios a través de su móvil reservar plaza, controlar rutas, horarios e incluso trayecto de los vehículos en tiempo real. Al ser un servicio “a demanda” se hace indispensable para la buena gestión el uso de estas aplicaciones tanto para los usuarios como para la empresa concesionaria del servicio.

La Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, la Consellería de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, son a las que corresponde afrontar esta demanda y dar la respuesta adecuada.

Sabemos que los tiempos son difíciles, pero entendemos que nuestras comarcas ya no pueden esperar más y necesitan con urgencia medidas reales, rápidas y eficaces que repercutan de manera directa en la calidad de vida de sus habitantes. De ello depende que nuestros pueblos no se mueran y que estos territorios puedan mostrar y desarrollar sus potencialidades.

LOS SERRANOS Y EL RINCON DE ADEMUZ son dos comarcas maravillosas del interior de Valencia. No podemos resignarnos a ser una gran residencia de ancianos dentro de veinte años, no podemos perder toda la riqueza cultural, paisajística, lingüística, arquitectónica, económica que tenemos. Reclamamos un servicio de transporte público de calidad que nos permita cumplir con todos los objetivos que hemos detallado al inicio. Es la única manera de construir futuro y de ser, de una vez por todas, población rural atendida, valorada, en la misma medida que el resto de población.

Para alcanzar estos objetivos debemos desarrollar nuevas estrategias que aprovechen el potencial que actualmente nos brindan las nuevas tecnologías de la información y del conocimiento.

EL FUTURO SE ESCRIBE EN FEMENINO

La marcha progresiva de las mujeres de los territorios rurales de España, especialmente las más jóvenes, supone un grave problema para la sostenibilidad del medio rural. Desde un punto de vista económico, toda la literatura consultada coincide en que las mujeres son imprescindibles para conseguir un verdadero desarrollo rural sostenible y para evitar la lacra de la despoblación, quizá el mayor problema al que se enfrentan nuestros pueblos.

RRN ESTUDIO MUJER 2015_baja_Página_04

La presencia de las mujeres en el medio rural tiene un efecto cohesionador, y es el principal factor para luchar contra el gran envejecimiento de la población rural y la fuerte masculinización, dos causas directas de la despoblación, según todos los expertos. Los valores intangibles que aportan las mujeres en el medio rural van acompañados de su fuerte peso a nivel de diversificación económica. Este tipo de estudios sirven para empoderar, valorizar y dar una consideración justa al papel de las mujeres en el medio rural, imprescindible para el futuro de éste, pero solo son el comienzo de una verdadera conciencia de igualdad de género incondicional. Desde el punto de vista económico, ya hemos analizado el papel fundamental que cumplen las mujeres como dinamizadoras de los territorios rurales, a través de los Grupos de Acción Local y las Redes Territoriales, y por propia iniciativa. Entre los datos más relevantes, destaca que la inmensa mayoría de las empresarias rurales (79%, prácticamente 8 de cada 10), son autónomas que apuestan por desarrollar ideas de negocio que proporcionan servicios o bienes inexistentes en sus territorios, lo que tira por tierra todas las consideraciones sobre dependencia de la mujer emprendedora en el medio rural. Desde que comenzó LEADER hace más de 20 años, las emprendedoras rurales han contribuido a la diversificación de la economía del medio rural a través de iniciativas que han ayudado a la correcta consecución de las tradicionales labores agrarias, complementando éstas con otras actividades relacionadas, como la transformación y comercialización de productos locales, el turismo rural basado en las experiencias, etc. Las mujeres rurales innovan, y contagian esa innovación al medio rural. Ya hemos visto como el papel de las mujeres rurales empresarias crece cada vez más dentro de las economías rurales. En España, más de la mitad de los emprendedores rurales (el 54%) son mujeres, un dato llamativo si tenemos en cuentan que en el entorno urbano sucede lo contrario: el 70% de los emprendedores son hombres. ¿Qué podemos hacer para seguir poniendo en valor, dignificando y reconociendo el papel de las mujeres como agentes de cambio y de regeneración imprescindibles en el medio rural? En primer lugar, favoreciendo su ascenso a puestos de responsabilidad y facilitando su presencia en órganos de tomas de decisiones (en el anterior capítulo hemos detectado este desequilibrio). Es cierto que la mujer rural siempre va a tener que hacer frente a algunos obstáculos ya mencionados, como la conciliación laboral, pero esto no puede ser excusa para seguir negando su presencia a la hora de tomar decisiones.

RRN ESTUDIO MUJER 2015_baja_Página_01

Los datos de las pasadas elecciones municipales revelan que las mujeres querrían poder tener un mayor peso y una mayor participación en el ámbito de la política local en poblaciones con menos habitantes. Las pasadas elecciones municipales revelan que en los pequeños municipios españoles la proporción de mujeres en puestos de relevancia política, como alcaldías y concejalías, va en aumento. Por tanto, pese a algunos avances y mejoras en la situación de la mujer rural, este progreso es, a todas luces, insuficiente. Las mujeres del medio rural necesitan una legislación que las favorezca, que las visibilice, que las haga partícipes del desarrollo que ellas mismas lideran sobre el territorio, pero que no es patente en despachos y foros. Las mujeres rurales han de ocupar puestos de responsabilidad en órganos de gestión y de toma de decisiones; deben estar representadas de forma equilibrada en las mesas sectoriales, en las Juntas Directivas de los Grupos de Acción Local y Redes Territoriales, en los Comités de Seguimiento del Marco Nacional y de los Programas de Desarrollo Rural, así como en todas las instituciones vinculadas a la Red Rural Nacional; deben impulsar Grupos de Trabajo específicos, organizarse, sindicarse, hacerse oír; deben utilizar a su favor las nuevas tecnologías para ayudar a reducir esta brecha, así como formarse constantemente para tener así siempre herramientas para defenderse contra estas desigualdades estructurales e inherentes a las sociedades tradicionales e históricamente patriarcales. Conseguirlo es tarea de todos. El aumento progresivo de la participación de la mujer en puestos de toma de decisión ha influido y está influyendo positivamente en la dirección del cambio cultural y social en curso, de tal forma que la existencia de voces femeninas en el seno de los partidos políticos y en el sistema representativo tiende a romper con la diferencia acerca del papel de las mujeres en la vida pública (DIZ&LOIS). Del presente informe se desprende que todavía hay mucho trabajo que hacer y las propuestas son amplias y diversas para todos los agentes implicados en hacer que la participación generalizada de la mujer, tanto en dirección como en gestión, sea una realidad en nuestro país. Entre todos se puede conseguir un avance que será bueno para las mujeres, pero también para el sector empresarial, para la administración y para la sociedad.

Estudio de diagnóstico de situación y factores que inciden en el acceso de las mujeres a los órganos de decisión y gestión de los Grupos de Acción Local (GAL) asociados a la Red Española de Desarrollo Rural (REDR), en el periodo 2007-2014.

LAS 15 PROPUESTAS DE DESARROLLO RURAL

Desde el Foro de Acción Rural, se quiere hacer llegar a los partidos políticos de ámbito estatal, de cara a las próximas elecciones generales, la importancia del medio rural, de sus necesidades, de su población, de las actividades económicas y productivas que alberga y de los servicios y valores propios que aporta y puede aportar a la sociedad en su conjunto.

7b2e1d122cbdccb1447670015

La importancia del medio rural y su indiscutible aportación al bienestar del conjunto de la ciudadanía se traduce en la gestión del territorio, en la producción de alimentos, en el cuidado y conservación del medio natural, de su patrimonio cultural y arquitectónico, de su historia y tradiciones, que constituye buena parte de nuestra identidad.
De la experiencia de los cuarenta últimos años, se concluye que el despoblamiento, envejecimiento y masculinización de la población rural es un problema de todos y tiene que ver con la falta de políticas que garanticen unos servicios y un adecuado desarrollo de las nuevas tecnologías, que promuevan la generación de empleo de calidad y la incorporación de jóvenes bien formados y con iniciativas de crear riqueza y empleo.

Por todo ello, se solicita a los partidos que incorporen en sus programas electorales de cara a las próximas elecciones generales, propuestas que materialicen esta importancia y reconozcan a los territorios rurales un papel similar al de las zonas urbanas, afrontando sus necesidades y facilitando que puedan también contribuir al desarrollo socioeconómico, la sostenibilidad ambiental y la innovación, de manera que se avance hacia el equilibrio territorial en España y sus regiones.

La Yesa

En concreto se plantean las siguientes propuestas:

  1. Mejorar el entorno rural, a través de “Estrategias de fomento de desarrollo rural y de ordenación territorial” con objeto de facilitar la calidad de vida, la residencia y la actividad económica sostenible en las poblaciones rurales, frenando e incluso revirtiendo el despoblamiento, en particular de jóvenes. Para ello es necesario promover las siguientes actuaciones:
  • Mejorar los servicios, transportes, comunicaciones y equipamientos, y la oferta educativa, cultural y asistencial en el medio rural.
  • Fomentar la formación y en particular la Formación Profesional y el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en el medio rural.
  • Garantizar la conexión rural-urbana y. potenciar el papel de las zonas periurbanas, por su importancia para la agricultura local, el paisaje, la gestión del medio ambiente, el empleo y la cohesión social.
  • Apoyo a la diversificación de actividades en el medio rural a través de medidas que la incentiven y la revisión del marco legal que regula las explotaciones que desean diversificar.
  1. Defender un modelo de ayuntamientos y entidades locales menores con servicios públicos garantizados y competencias esenciales, mejorando las deficiencias actuales para garantizar la calidad de vida, que evite la reducción de municipios, entidades locales, número de concejales y competencias y promueva un uso eficiente de los recursos públicos.
  2. Promover las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático, a través, entre otros, de inversiones en incremento y mantenimiento de la gestión sostenible de las masas forestales, así como programas agrarios de adaptación y de reducción de gases de efecto invernadero. Fomentar el desarrollo de energías renovables, en especial en forma de autoconsumo en edificios públicos y privados, así como en instalaciones productivas.
  3. Apostar por el Desarrollo Local Participativo con base en LEADER, más allá de las políticas de agricultura, considerando al menos lo siguiente:
  • Garantizar una representatividad adecuada de los Grupos de Acción Local y el empoderamiento de la población, con canales eficaces de gobernanza y participación.
  • Promover una estrategia territorial innovadora en base a un proceso endógeno de concertación público-privada para la aplicación de los Fondos Estructurales, FEADER y FEMP, y otros recursos públicos, que facilite la diversificación económica y la cooperación entre empresas y territorios.
  • Utilizar otros Fondos Estructurales para financiar las estrategias de Desarrollo Local participativo con unos recursos económicos e instrumentos financieros adecuados.
  1. Fomentar un sector agrario sostenible, a través de:
  • Establecimiento de indicadores ambientales, sociales y económicos objetivos que permitan el desarrollo de políticas agrarias realistas y eficaces y su aplicación en la cadena agroalimentaria.
  • Valorización de la multifuncionalidad a través de “contratos territoriales” y otras herramientas como la custodia del territorio o los bancos de tierras, especialmente en las zonas protegidas (Natura 2000, ENP, etc.).
  • Garantizar la aplicación efectiva de la nueva normativa sobre uso sostenible de fitosanitarios.
  • Aprobar una Ley Estatal de conservación de suelos.
  1. Impulsar un modelo de agricultura familiar sostenible. Constituido por una agricultura familiar que reside y trabaja en el medio rural y cuya principal renta y dedicación proviene de la actividad agrícola y ganadera, que aplica métodos de producción ambientalmente sostenibles y conserva el patrimonio natural y cultural. Para ello debe asegurarse al menos:
  • Reconocimiento de la Agricultura Familiar a través de normativas específicas, para establecer prioridades de apoyo y otras medidas de fomento diferenciadas.
  • Apoyo efectivo a la incorporación de jóvenes en la agricultura y otras medidas complementarias que fomenten el rejuvenecimiento del sector, con especial esfuerzo para aquellas explotaciones y modelos de mayor valor socio-ambiental.
  • Establecimiento de medidas en favor de la ganadería familiar en el sector lácteo con métodos de producción sostenible y ligadas al territorio.
  • Incentivos para la Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias (según recoge la Ley) y al refuerzo del papel de la mujer agricultora.
  1. Equilibrar la cadena agroalimentaria y reforzar el peso de las pequeñas empresas agroalimentarias y la agricultura familiar, a través de, entre otras, las siguientes medidas:
  • Etiquetado de origen obligatorio para los productos agroalimentarios (lácteos, miel,…) con el fin de ofrecer mayor transparencia e información a los consumidores y fomentar el consumo de productos locales.
  • Mejorar la aplicación en España de los “criterios de flexibilidad” que los reglamentos higiénico-sanitarios ponen a disposición de los Estados Miembros para la protección y defensa de las pequeñas empresas agroalimentarias.
  • Actuaciones encaminadas a potenciar y valorizar el papel de la agricultura familiar en la cadena alimentaria, con especial incidencia en fomentar y garantizar la relación contractual de los productos agroalimentarios y en la disminución de los márgenes existentes entre productores y consumidores,   así como impulsar el asociacionismo y el cooperativismo.
  1. Apoyar la producción y la alimentación ecológica y las producciones de calidad con criterios de sostenibilidad, a través de planes y programas específicos:
  • Elaborar o reforzar los planes de acción existentes para la expansión y consolidación de la producción, transformación y consumo de alimentos  ecológicos.
  • Apoyar los productos de calidad, locales y de temporada, ligados al territorio, incluyendo facilidades para venta directa y cadenas cortas de comercialización.
  1. Impulsar la aplicación con dotación presupuestaria del Plan de Activación Socioeconómica del Sector Forestal con el objetivo de promover la gestión forestal responsable, el incremento del número de montes que cuentan con un proyecto de ordenación, u otro instrumento de gestión equivalente, el asociacionismo y la apuesta por el mercado de productos forestales sostenibles. A través, entre otras, de las siguientes acciones:
  • Fomentar el asociacionismo y la agrupación de productores forestales para la movilización de productos maderables y no maderables, que hoy no son suficientemente puestos en valor. Así como una estrategia orientada a la mejora de la competitividad de la cadena monte-industria con el objetivo de generar mayor valor añadido a sus productos.
  • Favorecer el aprovechamiento sostenible de la biomasa forestal, implicando a la población rural.
  • Rediseñar la estrategia de lucha contra los incendios forestales, priorizando su aplicación en zonas de medio/alto riesgo de incendios y apostando por medidas de prevención activa basadas en dinamizar el medio rural (ej. ganadería extensiva), incrementando las inversiones para la gestión y los trabajos forestales, y actuaciones previstas contra los incendios forestales. Asimismo, mantener los recursos humanos y materiales para la vigilancia y extinción de incendios.
  • Promover la cultura forestal a través de la divulgación y sensibilización a la sociedad sobre la importancia de nuestra superficie forestal y capital natural y realizar campañas para promocionar el uso de madera y productos forestales locales (regionales/nacionales)
  • Valorizar la actividad cinegética compatible con la conservación de la biodiversidad y sus beneficios socio-económicos para el medio rural.
  1. Asegurar la correcta gestión de la Red Natura 2000 y los demás espacios protegidos, mediante unos planes de gestión y financiación apropiados, que se integren adecuadamente con las distintas políticas y planes sectoriales (agricultura, caza, turismo, etc.) para el medio rural y se garantice así la compatibilidad entre aprovechamientos y usos y conservación y fomento de la biodiversidad, con apoyos diferenciados para los agricultores, ganaderos, selvicultores y otros gestores del territorio que practiquen una gestión favorable para la conservación en estas zonas.
  2. Garantizar que las políticas y medidas para el desarrollo rural generen empleo estable y de calidad en actividades económicas sostenibles e impulsar la mejora de la situación de los asalariados agrícolas y forestales, evitando la precariedad y mejorando su protección social, con especial incidencia en jóvenes y mujeres.
  3. Promover una reforma fiscal basada en principios ambientales y sociales, incluyendo una redefinición de los impuestos según los principios de quien contamina paga y quién conserva recibe, que permita un apoyo efectivo a la gestión sostenible de las explotaciones agrarias y forestales y el mantenimiento de aquellas prácticas de mayor valor ambiental. Las medidas deben incluir incentivos fiscales con objeto de fomentar dichas actividades, que en el caso del sector forestal se dirigirán, entre otros, a fomentar la gestión forestal sostenible, la prevención de incendios, plagas y enfermedades y el aumento del valor de los productos forestales.
  4. Reactivar la Ley 45/2007 de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, dotándola de un adecuado presupuesto, y elaborando un nuevo Programa de Desarrollo Sostenible del Medio Rural que complete las actividades recogidas en la programación con cargo a FEADER, asegurando la sostenibilidad de las actividades y la calidad de la vida en el medio rural.
  5. Aprobar un Plan Estatal para la Ganadería Extensiva, con medidas específicas de apoyo para un sector clave, social, económica y ambientalmente en el medio rural y aprobar una Ley para la Dehesa que fomente un nuevo modelo de gestión, en aras a asegurar el futuro del sector ganadero extensivo y, con ello, el de los sistemas adehesados que dependen del desarrollo responsable de esta actividad.
  6. Asegurar una participación real y efectiva de la sociedad civil en el diseño, aplicación, seguimiento y evaluación de las políticas relacionadas con el medio rural.

MUJERES EN EL MEDIO RURAL

“Entre noche y día no hay pared”. Este refrán indica que entre dos personas o cosas que son iguales, no hay motivo para establecer alguna diferencia.

Portada del libro Entre Noche y Día no hay Pared

Continuando nuestra línea de artículos sobre desarrollo rural destacamos la publicación de la Red Aragonesa de Desarrollo Rural conmemorando el Día Mundial de la Mujer Rural.

El libro “Entre noche y día no hay pared. Mujeres en el medio rural” nos hace ver a través de sus protagonistas cuán caducos y dañinos son los estereotipos de género. Dedicado a las mujeres de hoy y de mañana para que no olviden que entre la libertad de hacer algo y el poder hacerlo, no hay peor muro que el interior de cada una. A día de hoy, al menos en el terreno legal, las mujeres pueden conseguir cualquier meta que se propongan y en cualquier medio geográfico que decidan ya que no hay pared que nos lo impida. Con cierta dosis de empoderamiento y de autoestima, y un proyecto vital e ilusionante en mente, las mujeres están demostrando que con tan sólo no encontrar excesivas trabas (laborales, administrativas, sociales, familiares, etc.), son capaces de salir adelante incluso instalándose en el pueblo más pequeño y remoto del medio rural..

Las investigadoras que protagonizan esta publicación, nos reafirman lo expuesto con hechos, y nos hablan de la vital importancia de mantener vivo y cuidado el medio rural y a sus gentes; además, con cifras encima de la mesa, nos demuestran que otra forma de vivir es posible. Nos hacen ver cuán caducos y dañinos son los estereotipos de género y, frente a ellos, nos sugieren más amplitud de miras y eliminar todo tipo de prejuicios.
.
Así pues, los artículos de esta publicación están dedicados a ellas, a todas las mujeres cuyas vidas se podían condensar en siete palabras: entre noche y día no hay pared. Pero también a las mujeres de hoy y de mañana para que no olviden que entre la libertad de hacer algo y el poder hacerlo, no hay peor muro que el interior de cada una.
Os dejamos con el libro completo por si queréis leerlo.

//e.issuu.com/embed.html#2038829/30763716