IBI URBANO, LA SERRANÍA Y VALORACIONES CATASTRALES

Hace ya unos días que procedimos a realizar el pago del IBI por nuestros bienes urbanos (de manera fraccionada o no) y muchos de los residentes en La Serranía nos hicimos esta pregunta: ¿cómo es posible que el valor catastral sea tan alto si los inmuebles cada vez valen menos?

Es más, si formamos parte de ese conjunto de propietarios que hemos tenido la desgracia de que nuestro valor catastral haya sido revisado en los últimos años, en los que teóricamente la burbuja inmobiliaria ya había sido pinchada, nuestra sorpresa será incluso mayor, ya que cuando el catastro nos comunicó los nuevos valores pudimos observar que habían sido calculados sin tener la precaución de comprobar el valor a la baja tanto del suelo como el de las viviendas.

grafica IBI

Porcentaje aplicable al IBI urbano por parte de los aytos serranos

Los tipos de gravamen del IBI los fijan los ayuntamientos y están comprendidos entre un 0,4% y un 1,10%, con carácter general. Viendo los porcentajes aplicables podemos comprobar que tanto Andilla como Tuejar son las dos poblaciones serranas con el menor índice, y Higueruelas, Pedralba y Villar del Arzobispo son las que aplican el tipo máximo.

Pero no todo depende del tipo de gravamen aplicado por el Ayuntamiento. Debemos también ver el valor catastral, y las fechas en las que se revisó ese valor catastral. La valoración catastral de las viviendas, a partir de la que se calcula el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) que pagamos todos los años, también ha sufrido su particular burbuja estos últimos ejercicios. Según datos de la Dirección General de Catastro, las valoraciones hechas entre los años 2005 y 2007 se encuentran de promedio por encima del 50% del valor de mercado. No es lógico que suba el IBI y baje, hasta un 30%, según los expertos, los precios de la vivienda. Por esta razón, se contempla la posibilidad de depreciar las valoraciones de los últimos años.

ibi listado

IBI Serrano. Porcentaje y año de su última valoración

En concreto, los municipios que hubieran revisado sus valores catastrales en 2006, podrían haber aplicado reducciones del 15%; los que lo hicieron en 2007, la revisión podría haber sido del 20%, y los que lo hicieron en 2008 podría aplicarse una rebaja del 27%. Por contra, ayuntamientos como el de Alcublas, que tiene su porcentaje de IBI en la banda alta de la comarca, aún así ha incrementado a sus vecinos un 10% el costo del impuesto este año, y lo seguirá haciendo a ese ritmo hasta el 2018.

Llega el momento de ver que los habitantes de La Serranía sufrimos “sobreimposiciones fiscales” en lo relativo al IBI, o lo que es lo mismo, pagamos más por el impuesto de lo que nos correspondería. Las zonas deprimidas demográfica y económicamente no pueden tener una tensión impositiva igual o superior a las zonas de mayor desarrollo, pues lo único que se consigue con ello es agrandar todavía más las diferencias territoriales.

A todo ello debemos añadir que el documento contable donde se ven reflejadas las cifras del Estado de 2016 estima para la comarca de La Serranía una inversión de cero euros.

 

Somos, como alguien dijo “ciudadanos de segunda con impuestos de primera”.

¿Hasta cuando?

 

Anuncios