UNA DE RODEROS EN LA SERRANÍA

LOS TOMASOS

El bandolerismo es un fenómeno social que se enraiza y se desarrolla en las sociedades rurales y en los momentos de debilidad del poder. Es hijo del campo y de regímenes políticos que difícilmente se hacen respetar. Su origen se pierde en la noche de los tiempos.
Hablamos de bandolerismo con un vecino de Alcublas, y al respecto del tema, nos contó…
bandoleros1
Había una cuadrilla de roderos que eran cuatro compañeros, que les llamaban los Tomasos. Eran todos de esta zona, uno era de Pedralba, el otro de… Cuando se enteraban que uno vendía las botas de vino, allá iban ellos a sacarle la panoja… eran los amos y señores. En aquella época no había guardia civil, los guardias eran unos llamados los miñones, así les decían a la guardería de aquella época, no sé si será verdad…
Hace mucho tiempo uno de aquí contaba:
Se presentaron un día, llegaron aquí esos cuatro pues un pariente de él vendió el vino y lo dejaron sin una perrica ni media. Este hombre se pasó algo de palabras y, claro, enseguida lo barruntaron y le buscaron la vuelta, pues sabían que frecuentaba por aquí.
Un día de los que estaba trabajando por aquí cerca le llegaron una noche. En eso que llega el hombre con el animal, lo mete, se pone a hacer la cena… y a la que está ya a punto de echar el arroz se presentan los cuatro fariseos, los cuatro Tomasos.
bandoleros2
– ¡Qué! Buenas noches. (Dicen los Tomasos)
– Buenas noches.
– ¿Qué está, preparando la cena?
– Si, pero… ¿qué queréis cenar aquí?
– No… con esa que tienes ahí ya tenemos bastante. Además, no hacemos cuenta de que comas tú.
Y uno le dice:
– Va, quítate la chaqueta.
– ¿La chaqueta pa qué?
Nada. El uno la chaqueta, el otro el pantalón, lo dejaron como su madre lo parió en el mundo.
Una vez lo tienen desnudo, le dicen que se tumbe y uno de los tomasos llega y le pone la paella en todos los riñones, y se ponen a comer. Claro, ellos confiados porque tenían las armas allí y, además, cuatro para uno… dime tú lo que tenía que hacer el tío, ni moverse. Pero mecagüen, le clava la paella recién sacada del fuego y se la clavan en los riñones; de momento sí que aguantó un poco, pero al segundo pega así y le tiró la sarten a dos. Como estaba la puerta abierta, se salió como su madre lo trajo al mundo corriendo a Alcublas.
En vez de ir a su casa, le tocó a un amigo y le dijo:
– Soy yo. Sácame ropa que no quiero que me vea mi mujer cómo vengo.
– ¡Chico! ¿Qué te ha pasado?
– Me han hecho esto y esto… pero me las pagarán.
lacruz 3
Aquellos como no pudieron hacerse con lo que querían, en mucho tiempo no se les vio por el pueblo. Tardaron mucho tiempo en aparecer, pero él pensó: – Como los localice alguna vez…
Y claro, al pasar tiempos y tiempos, dio la coincidencia de que estaban jugando a la pelota en el callejón del Olmo, el callejón ese que se mete en la era, ande vivía la tía María la Verdesa. Y allí en el callejoncico estaba uno de ellos. Otro de ellos, mientras jugaban a pelota dos a dos, estaba sentado mirando la partida. Llevaban pistola, un revolver de aquellos y claro, llevaba dos tiros.
Y sale por la esquina y aquel dice:
– ¡Qué! Ahora me pones la paella…
Y sin perder un minuto le pega un tiro a bocajarro en la tripa. El otro lo ve de cara y no le dio tiempo para nada; se cayó al suelo y le aplica el otro tiro que le quedaba en la pistola. Se cargó a los dos en el acto allí mismo. Quedaba uno, pues no iban los cuatro.

Si algún día preguntáis, en la Cruz, en la plaza de la Cruz había –yo no lo llegué a conocer- una cruz de piedra en medio de la plaza, con unos asientos todos de piedra. Por eso se llamaba la Plaza de la Cruz.
Pues le entró el que quedaba y rodando y rodando a la cruz, como llevaba un cuchillo, se piensa lo que se piensa y rodó al revés. Entonces le aplicó el cuchillo… y con eso ya se cargó a los tres.

bandoleros4
Después de todo esto lo detuvieron por los tres asesinatos. Al cogerlo preso dijo:
– Si me encuentro al que falta, aquel me lo comería a pedazos.
Hablaron de todo lo que había pasado, del incidente de la paella, de los robos… y lo soltaron.

Esta es la historia de uno que le llamaban Gabarda, un tal Gabarda, y los inicios de toda la historia pasaron en las Bodegas de las Veinticuatro.
Y con ello termina nuestro amigo el relato. Comentándolo con posterioridad, varias personas afirmaron también conocerlo.
El bandolerismo fue un fenómeno social de capital importancia para toda nuestra comarca. Un fenómeno teñido de contradicciones que arranca ya en los s. XVI y XVII y que se situó a mitad de camino entre la rebeldía y la marginalidad. Numerosos artículos salpican la prensa del momento.
Anuncios

RECUERDOS SERRANOS: IR A LAVAR A LA BALSA

Cuando salimos por las tardes a pasear en el pueblo, casi siempre nuestro paseo se inicia hacia La Cava, para seguir por la carretera estrecha. Al pasar por las balsas, muchas veces, sobre todo en verano, recuerdo cuando era pequeña y no había escuela. Habitualmente acompañaba a mi madre y a mi abuela a lavar a la balsa.

La cosa empezaba en casa cuando, una vez recogida la ropa sucia, se colocaba en la “cerrá” y en un pozal más pequeño los trozos de jabón necesarios. Mientras mi madre llevaba la cerrá con la ropa apoyada en la cadera, yo caminaba a su lado jugueteando con el pozal de los jabones. Así nos dirigíamos por el camino de La Cava a la balsa y una vez allí, comenzaba lo más divertido para mi. Al llegar, si estaba muy concurrida la balsa de lavar, siempre había alguien que se apretujaba con la de al lado para hacerte un hueco. Yo me colocaba al lado de mi madre y ella me daba una pieza de ropa pequeña y un trozo de jabón para que la lavara. Olvidaba que antes tenía que ponerme el delantal para no mojarme mucho (misión imposible). La cosa no resultaba difícil y sí divertida, había que mojar, enjabonar y restregar la prenda con ganas. Lo más complicado era mantener el jabón escurridizo al lado, encima de otra prenda de ropa, sin que cayera dentro del agua. Recuerdo que estos eran los momentos críticos, sobre todo si el trozo que se me había escapado dentro era de los grandes. Entonces con mucha maña y pinchando con un palo o caña, mi madre intentaba rescatarlo. Para mí era un juego pero, cuando ya me cansaba de restregar o me había mojado demasiado, siempre había alguna chiquilla más para jugar por los alrededores mientras mi madre acababa. Las mujeres seguían su tarea, enjabonando y restregando con ahínco en la balsa de lavar, poniendo al sol en las piedras de alrededor las prendas con manchas difíciles previamente enjabonadas y por último enjuagando todo lo lavado en la balsa de enjuagar, cuya agua estaba siempre completamente limpia. En esta proceso se nos pasaba la mañana y cuando mi madre acababa empezaba el regreso a casa, pero esta vez con la cerrá con la ropa mojada, que pesaba lo suyo, cogiendo cada una de un asa, aunque más bien por mi corta edad yo resultaba ser un lastre más que una ayuda . El camino de vuelta se hacía pesado por el calor de esas horas, el asa se me clavaba en la mano y teníamos que parar a la sombra de las moreras a descansar, pero entonces nos atacaban las moscas que acudían al manjar de las dulces moras caídas al suelo. Toda una odisea, y todavía quedaba tender, recoger,..etc.
Cuando pienso en estas cosas entiendo lo difícil que era la vida de las mujeres es esa época (mis recuerdos se centran en la década de los 60 y 70) y en las anteriores más todavía y comprendo los comentarios que a veces oigo de mi madre: “ Pero chica, esa camiseta que se la ha puesto el chiquillo un rato ya la echas pa lavar. Si tuvieras que ir a la balsa no lavarías tanto”.

¡Cuanta razón tiene!.

CARORUA.

DOÑA TERESA GIL DE VIDAURRE, SEÑORA DEL VILLAR DE LAS ALCUBLAS

El día 10 de abril de 1257, Jaime I de Aragón donó el villar de Las Alcublas a Teresa Gil de Vidaurre, dama de origen navarrés.
¿Quién era Teresa Gil de Vidaurre? ¿Por qué recibió la donación de un pequeño pueblo por parte del todo poderoso rey de la Corona de Aragón?

1

Jaime I, hombre propenso a conceder su afecto entre las damas que lo requerían o entre aquellas a quien él requería, mantenía una relación amorosa con Teresa Gil de Vidaurre desde la muerte de su segunda esposa, Violante de Hungría, en 1251, aunque algunos autores mantienen que se inició unos años antes.

Teresa Gil de Vidaurre, que era viuda de Pedro Sánchez de Lodosa y con el que había tenido al menos un hijo, Sancho Pérez de Lodosa, más integra, inteligente o sagaz que otras damas que habían compartido el lecho con el monarca, no accedió a sus proposiciones hasta que el rey le concedió ante un testigo, según la leyenda, “palabra de matrimonio”.

Si la leyenda es cierta, estaríamos en presencia de un matrimonio secreto y morganático que en aquellos años, aunque reprobado, era considerado válido. El matrimonio nunca fue reconocido por Jaime I, pues nunca dio el nombre de “esposa” o el título de “reina” a Teresa Gil de Vidaurre, aunque ésta, en su último testamento, se autotituló “uxor quondam” de Jaime I.

No habiendo cumplido Jaime I la “palabra de matrimonio”, Teresa Gil de Vidaurre recurrió ante el papa Clemente IV para que el matrimonio, que había contraído de buena fe, fuera reconocido oficialmente, iniciándose un pleito ante la corte pontificia que se prolongó durante los siguientes años. Algunos autores sostienen que el pleito lo inició Jaime I años más tarde, cuando a finales de 1265, el rey contaba cincuenta y siete años, se enamoró de Berenguela Alfonso, y alegando que Teresa Gil de Vidaurre padecía lepra solicitó al Papa autorización para contraer matrimonio y alejarse de Teresa.

2

A pesar de sus intentos, el monarca no pudo conseguir que la corte pontificia accediera a su separación. El papa Clemente IV mantuvo que si bien nunca había existido un verdadero matrimonio, vista la relación existente podía considerarse verdadero y consumado, por lo que no podía disolver dicha unión.

Jaime I no atendió la recomendación del Papa, manteniendo la amistad con Berenguela hasta su muerte en 1272. Poco después, ya sexagenario, el rey sedujo a una mujer casada, Sibila de Saga, si bien se decía que su matrimonio era nulo porque su marido no era soltero al contraer matrimonio. Jaime I aún se atrevió a solicitar al papa Gregorio X la anulación de su unión con Teresa Gil de Vidaurre, pero en septiembre de 1275 el sumo pontífice se negó a decretar la disolución, ordenándole separarse de su concubina bajo pena de excomunión. Al parecer, el monarca obedeció, tenía sesenta y siete años.

Los años más felices de la relación entre Jaime I y Teresa fueron desde 1255 a 1260, durante los que nacieron sus hijos, tanto que el monarca hizo diversas donaciones a Teresa y a su descendencia.

El 10 de abril de 1255 donó a Teresa las casas que en Valencia habían pertenecido a los reyes musulmanes Lobo y Zayyan.

El 9 de mayo de 1255 donó el castillo y la villa de Jérica, con sus aldeas y términos, a Teresa y la descendencia que pudieran tener ambos.

El 10 de abril de 1257 la donación que más nos interesa, Las Alcublas, a Teresa, sin mencionar a los hijos o descendientes.

El 18 de agosto de 1257 el castillo y la villa de Flix a Teresa y a sus hijos.

El 2 de enero de 1258 donó los castillos de Arcos (de las Salinas), Zacarés y Peña de Ahija a Teresa. A su muerte lo heredaría su hijo Pedro, pero si éste fallecía los heredaría en su caso un tercer hijo, y si éste no llegaba a nacer o le premoría, lo heredaría el primogénito Jaime.

El 5 de abril de 1260, la heredad de la Zaidía, situada fuera de las murallas de la ciudad de Valencia, a su hijo Jaime de Jérica. En ésa heredad es donde Teresa Gil de Vidaurre fundó el monasterio de la Zaidía en el que vivió desde 1268, no llegando a profesar como monja ni llegó a ser abadesa, como se desprende del hecho de haber otorgado testamento, lo que estaba prohibido a quienes profesaban como religiosos.

3

Teresa Gil de Vidaurre, mujer inteligente que era hija de Gil de Vidaurre, caballero de origen navarrés, y de Toda Garcés de Azagra, no se conformó con las villas, castillos, lugares y heredades que le donó Jaime I de Aragón. Dispuesta a que sus hijos tuvieran un gran patrimonio compró a los Azagras los lugares de Altura, Castellmontant y Mora de Rubielos, y a su pariente Pedro Ladrón el señorío de Ayerbe en Aragón.

Falleció entre finales de octubre de 1279 y principios de enero de 1280. Por su testamento, se conserva un traslado de 9 de octubre de 1408 en el Archivo del Reino de Valencia, sabemos como distribuyó sus propiedades entre sus hijos:

Al primogénito, Jaime de Jérica, lo instituyó heredero del señorío de Jérica y de los lugares de Altura, Castellmontant, Mora, Las Alcublas, Tormón y ciertas casas y heredades en Zaragoza y Navarra.

Al segundogénito, Pedro de Ayerbe, del señorío de Ayerbe y de los lugares de Cabañas, Azuer, Boquiñeni, Luesia y Agüero.

Por su parte, Jaime I de Aragón, en su último testamento otorgado en Montpellier el 26 de agosto de 1272, reconoció a los hijos tenidos con Teresa Gil de Vidaurre como legítimos, incluyéndolos en las sustituciones hereditarias que estableció detrás de los hijos tenidos con Violante de Hungría, los infantes reales Pedro y Jaime. La legitimación por vía testamentaria era legal, reconociendo a los hijos legitimados la condición de hijos legítimos y con plenos derechos, por lo que, tras su inclusión en las sustituciones hereditarias, si fallecían Pedro y Jaime de Aragón sin sucesión, los hijos tenidos con Teresa Gil de Vidaurre podían convertirse en reyes de la Corona de Aragón y Mallorca. Pasaron de ser tenidos por hijos naturales o bastardos, a tener posibilidades, aunque mínimas, de reinar. No tuvieron la misma consideración otros hijos de Jaime I, como Fernando Sánchez de Castro y Pedro Fernández de Hijar.

No sabemos si fue la conciencia del rey, la presión de la corte pontificia o el resplandor de la palabra “verdad” lo que motivó tal decisión, lo cierto es que Teresa Gil de Vidaurre debió recibir de Jaime I “palabra de matrimonio”.

 

VICENTE VALLET PUERTA

Vicente fue secretario judicial de la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV). Cruz de San Raimundo de Peñafort en 2007, fundador de la Unión Progresista de Secretarios Judiciales y miembro permanente de su comité permanente y del secretariado. Fue, además, Patrono de la Fundación Por la Justicia de Valencia, de la que fue secretario.

Vallet Puerta estaba ligado familiar y sentimentalmente a la localidad de Chelva, donde era cronista oficial del vizcondado. Pertenecía a la Academia de Genealogía y Heráldica de Valencia y era, además, miembro y secretario de la Asociación Cultural La Fénix Troyana y socio de la Real Sociedad Económica del País y de la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales.

Vicente Vallet, publicó dos libros: ‘Las cartas pueblas del valle del Río Chelva’ y ‘El Señorío de Chelva y sus señores. Siglos XIII y XIV. Los linajes de los Azagra y los Jérica’.

 

SAN ANTÓN, NUESTRO PATRÓN

Celebramos nuevamente  en toda La Serranía las fiestas en honor de San Antón. Han sido siempre fechas para hacer un parón en nuestra actividad y disfrutar de unos días de encuentro que todos los serranos y serranas llevamos muy dentro de nosotros.

Este 17 de Enero servía a nuestros antepasados de escusa para poder hacer algo a lo que no tenían acceso el resto del año: comer con los amigos, disfrutar de la música, reírse junto a la hoguera, mudarse para las procesiones… Todo ello servía para dejar a un lado la escasez y austeridad presentes en su día a día. En el 2018 seguimos disfrutando de las mismas cosas.

Captura de pantalla 2018-01-08 a las 19.17.34

Programa de las Fiestas de San Antón 2018 de ALCUBLAS

Aunque todo cambia pero, si nos paramos a pensar, no tanto como parece. Ya no todos los habitantes de la Serranía nos dedicamos a la agricultura, ganadería y labores del monte. En nuestros pueblos el olvido y las pocas perspectivas de futuro han sido factores determinantes para la emigración. Mucho de nosotros residimos en lugares donde nuestros antepasados ni tan siquiera imaginaban. Pero las cosas no han cambiado tanto. Las fiestas de San Antón siguen siendo, para todos los serranos y serranas, la ilusión que nos reúne, nos une y nos hace afrontar el nuevo año con el orgullo de poder encender una hoguera y comer junto a nuestros familiares y amigos.

Nuestros pueblos se apagan lentamente. Basta ver el bullicio festivo de las fiestas con la soledad de sus calles fuera de las celebraciones. Debemos reflexionar al respecto. Un buen ejemplo es fijarnos en los niños, siempre nos están enseñando cosas. Los pequeños no tienen miedo a equivocarse y es por eso por lo que son realmente creativos. No parten de supuestos ni de prejuicios para abordar los problemas y nos recuerdan aquello que alguien dijo de “si continúas haciendo lo mismo obtendrás los mismos resultados. Para conseguir algo nuevo deberás hacer algo diferente”.

No sé si fue San Antón quien lo dijo pero fue ejemplo de ello. Alrededor de los veinte años de edad vendió todas sus posesiones, entregó el dinero a los pobres y se retiró a vivir a una comunidad local, durmiendo en un sepulcro vacío. Luego pasó muchos años ayudando a otros ermitaños a encaminar su vida espiritual en el desierto.

FELICES FIESTAS DE SAN ANTON 2017 PARA TODOS LOS SERRANOS Y SERRANAS Y UN RECUERDO EMOCIONADO Y AGRADECIDO PARA LOS QUE SE FUERON PARA SIEMPRE.

QUEREMOS SER TU ABUELO

Entendí, desde hace años, que el desarrollo de cualquier idea, profesional o personal, alcanzara un mayor grado de satisfacción cuando implicas cierto grado de sentimiento, cierto grado de cercanía, y por qué no un cierto grado de responsabilidad.

Captura de pantalla 2017-10-17 a las 17.13.44

En otros artículos, escribí sobre la importancia de desarrollar proyectos en zonas rurales que pertenezcan a los mismos vecinos; serán grandes ideas o sencillas ideas, pero serán ideas que se desarrollan con el espíritu y el cariño del lugar donde se quieren implementar.

Hoy utilizo este blog como un mero divulgador del proyecto que se está poniendo en marcha en la Coop. Vinícola San Antonio Abad, de Alcublas. También lo utilizo con el fin de remarcar el compromiso que deberíamos de tener con esta iniciativa. Esta iniciativa nace desde la cercanía, representado un gran número de agricultores, y defendiendo un producto nuestro. Un proyecto que se inicia desde nuestro pueblo.

Realmente, este proyecto ilusiona. El nombre ya nos deja mucho que entrever “Queremos ser tu abuelo”. La Cooperativa propone desarrollar un centro divulgador del aceite de oliva, mediante la creación de una almazara visitable. Una almazara que auné el conocimiento y la cultura del aceite de oliva, y que nos permita transmitirlo de abuelos a hijos.  Nos invita a crear un lugar de dinamización del entorno rural, de su producto y del amor hacia aquellas cosas que nos identifican.

Uno de los rasgos importantes es la cercanía, pero no es el único; el otro es,  la implicación. El proyecto tiene su partida desde un punto de vista social, que busca dejar a un lado la sobriedad propia de los proyectos empresariales y llama a implicarte, a formar parte de esta idea y a colaborar. Aquí, ahora, te están diciendo: “ayúdanos a llevar esta idea acabo, implícate con nosotros en buscar el desarrollo de este proyecto, forma parte de él”. Una de las peculiaridades de este proyecto es su forma de financiación, mediante aportaciones colectivas, crowdfunding. Una forma inclusiva, participativa y social, que nos permite involucrarnos activamente en su culminación. Aportaciones dinerarias, de los interesados que tienen dos finalidades. La primera es hacerte partícipe de la realización de esta idea, una parte de tu aportación, irá a su financiación convirtiéndote en mecenas del proyecto. La segunda son una serie de recompensas que dependiendo de tu aportación, incluirá una botella de aceite, una visita guiada por la almazara, un desayuno, una comida, etc.

Me hago eco de un proyecto sencillo y ambicioso. Un proyecto que describe quiénes son: 500 agricultores, que trabajan a diario para obtener los mejores frutos. Además, te invitan a colaborar con ellos y en su entorno, del cual están orgullosos. Buscan, a través de su almazara visitable y su aceite de oliva, impulsar la economía social, dinamizar su entorno rural, fijar población, atraer visitantes y habitantes. Un proyecto que nace aquí, para desarrollarse aquí y en el que te piden que te impliques.

Tenemos la oportunidad de empezar a cambiar esa sombra de abandono y soledad que afecta a zonas rurales. Tenemos la oportunidad de cambiar las palabras de “tenemos que hacer algo” por “estamos haciendo algo”. Hoy tenemos la oportunidad de implicarnos, y con nuestro apoyo colaborar y formar parte de algo.


Adjunto la página web, así como las páginas de la Cooperativa en redes sociales, y el vídeo de lanzamiento del proyecto https://www.youtube.com/watch?v=c7eYPgcIfPI&t=12s

www.QueremosSerTuAbuelo.com

Twitter/Instagram : @LaAlcublana

Facebook: LaAlcublana

Carlos

LA MEMORIA DE TU NOMBRE, EN ALCUBLAS

Presentación de la novela  La memoria de tu nombre, del escritor Amadeo Laborda.
(sábado, 23 de septiembre, 18.30 h, cafetería librería Sefos, Alcublas)

21733933_1679614688738812_593257182_o

La Asociación de Amas de Casa Atenea continúa protagonizando la actividad del municipio valenciano de Alcublas y ha adquirido un papel relevante en la convocatoria de actos de índole cultural en la población de la Serranía. Si en el pasado mes de agosto capitalizó la atención de los medios y el interés del público por la puesta en escena del proyecto “Hilando Vidas”, que contó con notable éxito y un elevado número de visitantes, ahora lo hace programando la presentación de una novela que ha sabido ganarse un considerable espacio en la comarca.

Se trata de La memoria de tu nombre, del escritor de Pedralba Amadeo Laborda, texto que aupado en pocos meses a su segunda edición viene cosechando la excelente consideración de la crítica y los lectores, por lo que suma una docena de presentaciones en tierras valencianas y de Teruel. El libro, prologado por el periodista y escritor Alfons Cervera, supone un reflejo de las costumbres de los pueblos de interior, con algunos matices de su propia habla, construido a partir de una escritura intimista y de alto nivel literario. Este acercamiento al público de Alcublas es, en palabras del autor, un punto de costura más en el tejido de las vidas hiladas desde dentro de lo rural y de algún modo el pespunte que las letras pueden ofrecer a esa plástica recientemente expuesta en las calles.

La presentación de La memoria de tu nombre tendrá lugar el sábado 23 de septiembre, a las 18.30 horas, en el espacio literario de la cafetería librería Sefos y contará con la participación en el acto de la presidenta de Atenea, Concha Beltrán, y de Ascen Martinez, que ejercerá como introductora de la novela junto con su autor.

CICLISTAS, MOTORISTAS Y OTRAS HISTORIAS

Levamos unas semanas trágicas en nuestras carreteras. Son demasiados ciclistas los que han perdido la vida y eso me lleva a pensar en los riesgos e incompatibilidades de juntar coches, motos, bicicletas y demás, vehículos tan dispares, en una misma vía circulatoria.

1

CV-339 dirección Alcublas-Lliria

La Serranía es una comarca muy propicia a las rutas cicloturistas y las excursiones en moto. Carreteras curvadas con relativo poco tráfico, paisajes que contemplar y pueblos con encanto donde hacer una parada para almorzar plácidamente son su principal reclamo. Una de las más transitadas es la CV-339 en su tramo desde Lliria a Alcublas.

La Fardeta, tal y como se conoce de manera popular a la calzada que rodeada de naranjos, almendros y alguna que otra olivera sale de Lliria y termina en la rotonda del pino es la que se lleva la palma en cuanto a tránsito. Los sábados y domingos por la mañana es todo un espectáculo: junto al tráfico habitual, en ella se dan cita los coches de las personas que pasan el fin de semana en Alcublas y pueblos cercanos, motoristas con ganas de oler a goma quemada y trazar curvas imposibles, abnegados ciclistas en búsqueda de coronar el puerto de Alcublas, tractores y otros vehículos agrícolas, personas mayores con motocicletas de poca cilindrada que salen a ojear sus campos, y vehículos de la guardia civil mimetizados y más que ocultos velando por nuestra seguridad. La “tormenta perfecta”.

Una de las características del ser humano es la sensatez, y esta cualidad se va desarrollando con el paso del tiempo. Pero las noticias que aparecen sobre seguridad vial vienen a contradecir esta premisa: la sensatez del conductor de coche es menor que la del ciclista y/o motorista. Me niego a pensar que esto sea así, pero lo fácil es decir que el grande se come al chico.

2

Volviendo a la Fardeta, y analizando su trazado, vemos muchas peculiaridades. En primer lugar apreciamos que es una calzada sin arcén, con todo lo que esto conlleva. Las señalizaciones de límite de velocidad están en alguno de sus puntos desfasadas, pues se  contemplan desvíos e incorporaciones que ya no existen. El asfalto vivió mejores épocas y el mantenimiento tanto del mismo como el de sus inexistentes arcenes es nulo. Toda la vegetación que crece en sus márgenes impide la visibilidad completa del trazado,  aumentando así los riesgos. Eso sí, hay placas de carretera cicloturista.

3

Con tantas irregularidades no cabe más que utilicemos el sentido común todos los usuarios de esa vía. Que nadie entienda que estas palabras sirven para descargar responsabilidades a los conductores irresponsables, pero deberían cuidarse detalles que hoy por hoy no se cuidan. Lo fácil es echar las culpas al otro y no poner medios para minimizar los riesgos.

¿Para cuando una mejora de la CV-339?