CICLISTAS, MOTORISTAS Y OTRAS HISTORIAS

Levamos unas semanas trágicas en nuestras carreteras. Son demasiados ciclistas los que han perdido la vida y eso me lleva a pensar en los riesgos e incompatibilidades de juntar coches, motos, bicicletas y demás, vehículos tan dispares, en una misma vía circulatoria.

1

CV-339 dirección Alcublas-Lliria

La Serranía es una comarca muy propicia a las rutas cicloturistas y las excursiones en moto. Carreteras curvadas con relativo poco tráfico, paisajes que contemplar y pueblos con encanto donde hacer una parada para almorzar plácidamente son su principal reclamo. Una de las más transitadas es la CV-339 en su tramo desde Lliria a Alcublas.

La Fardeta, tal y como se conoce de manera popular a la calzada que rodeada de naranjos, almendros y alguna que otra olivera sale de Lliria y termina en la rotonda del pino es la que se lleva la palma en cuanto a tránsito. Los sábados y domingos por la mañana es todo un espectáculo: junto al tráfico habitual, en ella se dan cita los coches de las personas que pasan el fin de semana en Alcublas y pueblos cercanos, motoristas con ganas de oler a goma quemada y trazar curvas imposibles, abnegados ciclistas en búsqueda de coronar el puerto de Alcublas, tractores y otros vehículos agrícolas, personas mayores con motocicletas de poca cilindrada que salen a ojear sus campos, y vehículos de la guardia civil mimetizados y más que ocultos velando por nuestra seguridad. La “tormenta perfecta”.

Una de las características del ser humano es la sensatez, y esta cualidad se va desarrollando con el paso del tiempo. Pero las noticias que aparecen sobre seguridad vial vienen a contradecir esta premisa: la sensatez del conductor de coche es menor que la del ciclista y/o motorista. Me niego a pensar que esto sea así, pero lo fácil es decir que el grande se come al chico.

2

Volviendo a la Fardeta, y analizando su trazado, vemos muchas peculiaridades. En primer lugar apreciamos que es una calzada sin arcén, con todo lo que esto conlleva. Las señalizaciones de límite de velocidad están en alguno de sus puntos desfasadas, pues se  contemplan desvíos e incorporaciones que ya no existen. El asfalto vivió mejores épocas y el mantenimiento tanto del mismo como el de sus inexistentes arcenes es nulo. Toda la vegetación que crece en sus márgenes impide la visibilidad completa del trazado,  aumentando así los riesgos. Eso sí, hay placas de carretera cicloturista.

3

Con tantas irregularidades no cabe más que utilicemos el sentido común todos los usuarios de esa vía. Que nadie entienda que estas palabras sirven para descargar responsabilidades a los conductores irresponsables, pero deberían cuidarse detalles que hoy por hoy no se cuidan. Lo fácil es echar las culpas al otro y no poner medios para minimizar los riesgos.

¿Para cuando una mejora de la CV-339?

HUIDOS Y MAQUIS: LA LEYENDA DE OJOS AZULES

Entre las vertientes del Turia y la Calderona sobrevivió un huido sobre el que se ha construido toda una leyenda, el llamado OJOS AZULES, al parecer natural de Alcublas, hijo del tío Camilo, nacido en 1912, con domicilio en la calle Hospital.

maquis

De él, con esa dosis de oralidad, trata Carlos Llorens en su libro de memorias “La primera década” (Valencia, Fernando Torres Editor, 1983), e igualmente Alfons Cervera lo hace protagonista de su novela “Maquis” (Barcelona, Montesinos 1997).
“El Manco de la Pesquera” ante el interrogatorio de su juicio explica que
…”ha oído comentar entre sus compañeros que andaba por ahí, es decir por el monte un individuo que así se apodaba, pero que no pertenecía a las guerrillas, y también se comentaba entre ellos que lo habían matado, pero sin saber quién, si los mismos bandoleros o la Guardia Civil.” (Sumario 101-V-52, AJMV).
Ojos Azules, que participó en la guerra en el cuerpo de carabineros, no volvió a reintegrarse en la vida civil de su pueblo al ser denunciado. Su padre le ayudaría en los primeros momentos de huido trasladándose y recorriendo en los primeros años 40 los montes de los alrededores de Chera y municipios cercanos en cuyos casetos dejó recuerdo de sus apreciadas dotes de dibujante.

El motivo de la denuncia parece claro:

“…Ojos Azules trabajaba en Valencia en una fábrica de lejías. Era un buen empleado, y el dueño meditaba en dejarle el negocio a él en propiedad. Esto fue el desencadenante de las envidias del hermano del dueño, que pensaba que el negocio acabaría en sus manos. Fruto de sus pensamientos fue el denunciarlo por rojo para de este modo quitárselo de en medio. Entre todos estos acontecimientos el hermano del dueño del negocio murió, y todos los números apuntaron hacia Ojos Azules. Había estado ya tres veces en prisión con anterioridad, y debido al cariz de los acontecimientos se vio obligado a huir al monte.”

dibujo maquis

Su presencia era sabida e incluso consentida por autoridades y población de la comarca. Su suerte se truncó el 5 de julio de 1945. En la Caseta de Doce (Loriguilla), pernoctó con el tío Juan “el Bombo” y su hijo. El alcalde de Loriguilla, Juan Aliaga Baeza “Juanillo” lo denunció en el cuartel de Requena. Acto seguido, de noche, saldría a su encuentro una pequeña dotación mandada por el brigada Abraham López Sánchez. Su aproximación a la casa donde estaba Ojos Azules fue altanero y desafiante:

– ¡Abran!
– ¿Quién es?
– El brigada de Requena.
Para acto seguido verse encañonado y con el disparo encima. La sorpresa cundió igualmente entre los guardias que le acompañaban, que apenas pudieron responder con fuego y detener a quien se dejaba moribundo a su jefe y huía descalzo. Hasta la finca del tío Cardador en el paraje de los Olivastros llegaría. Allí se encontró con la tía Maria de Lino a quien le quitó las zapatillas. Su siguiente rastro antes de trasladarse al entorno de los montes próximos de Marines, sería estar dos días escondido en un nicho del cementerio de Casinos donde antes de abandonarlo dejaría escrita una nota personal.
(Datos facilitado por Francisco Gregorio Montón, cronista oficial de Sot de Chera).

Ojos Azules nunca fue un maqui al uso. Tal vez por ello su leyenda fue en aumento:
…”el disparo que le hirió trajo sus más y sus menos pues “Jerónimo” dudó si la bala había salido de la pistola de “Larry” o bien de la persona que estaba escondida en la casucha, y que en principio creyeron que se trataría de algún guardia civil. Posteriormente se comentaría que quien se escondía allí era el personaje de Ojos Azules, un huido de Alcublas que nunca llegó a integrarse en guerrillas, y con el que Nelson, sin informar a nadie de su grupo, había pedido una entrevista a través del padre del guerrillero, seguramente Rafael. Ojos Azules, en la memoria de los guerrilleros, entorpecía su labor y más en esa zona de actividad, y alguno piensa que poco después de esta acción fallecería, incluso Larry lo identifica con un paisano al que tienen que disparar en el camino de Náquera que conduce a la Cartuja de Porta- Coeli. Por las mismas fechas, y en un paraje cercano lo que posiblemente conlleve algún tipo de relación, la fuerza pública mataría a un desconocido apodado “El Inglés” en la partida de La Miseria (Serra), el 24 de noviembre de 1947.” (Sumarísimo 722-V-47 AJMV).

En posteriores investigaciones en Alcublas, obtuvimos los siguiente testimonios:
…”lo que yo se es que Ojos Azules huyó a Francia –como otros muchos maquis- y que tuvo una hija. Esa hija, años después vino al pueblo a veranear. Estuvo viviendo en la antigua tienda de comestibles de Asunción Domingo que estaba en las Cuatro Esquinas. Después compró una casa que, más tarde le vendió a un alcublano (en la calle de la Discoteca) porque le detectaron una grave enfermedad y ya no subía al pueblo. La hija falleció (creo). Hace unos años trajeron los restos al cementerio y lo enterraron en un nicho –me imagino que de la familia-. Coincide que se llamara Camilo pues a su hija la llamaban “la Camila”.

“Mi padre siempre contaba (mi padre era pastor) y una noche de verano cuando venció la noche y recogió las ovejas en el corral y él se disponia a cenan loque llevaba, se le apareció un hombre que se identificó cómo “el de los ojos azules. Estuvieron juntos, compartieron cena y luego durmieron en la era al lado del corral . Cuando mi padre se levantó ,ya no estaba. También decía que otro día volvieron a encontrarse en el monte, hablaron un rato y luego se marchó. Decía de él que era buena persona, conocía y sabía de muchas cosas y era un poco precavido, seguramente, según mi padre por sus circustancias. Jamás lo denunció , ni lo comunicó hasta pasados muchos aos, para que nadie pudiera saber por donde estaba.”

sello agla2Ojos Azules estaba en el monte como pepe por su casa. Se conocía bien el terreno. La verdad es que era una persona atípica. No estaba afiliado a ningún partido, ni tampoco pertenecía al AGLA (Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón). Es por ello por lo que no generaba muchas simpatías entre los demás maquis. Cuando se daba cuenta que los guardias iban tras de él, les dejaba después papeles escritos en los pinos diciendo el día y la hora que los guardias habían pasado por allí. Esto era una muestra de su buena voluntad, pues perfectamente los podría haber matado…”

“Era hijo de Alcublas. Su padre, nacido en Alcublas, aún lo conocí yo. Dicen que Ojos Azules está enterrado en Alcublas, yo eso no lo sé, creo que no. En tiempos se comentaba que mató a un Brigada y a varios guardia civiles por la parte de Requena y Utiel. Allí se cargó a un Brigada y dos números. Pero él estuvo mucho tiempo por Abanillas.  A su padre le llamaban Camilo Montera, no sé si el Montera sería mote o apellido, no te lo puedo decir. Su padre tenía una finca en Torres. Tenía la tierra junta con A.C. de Alcublas, a partes iguales. El que estuvo también unas cuantas veces por aquí era éste, Rufino, a lo mejor. Yo no lo llegué a ver, pero sí oír de él. Lo que sí que sé es que iban varios: iba uno como si fuera de lego. Mira, iba con una vara grande como de peregrino, llevaba una calabaza y siempre iba disfrazado. Había veces que algunos, cuando se lo encontraban, se ponía a rezar padre nuestro ave maría no se cuantos ni se más… y santiguándose. Iba vestido como si fuera un lego con el capuchón dentro la cabeza. Lo vieron unos cuantos, pero ese no era Rufino.”

cementerio alcublas

Y para terminar, un experto en el mundo de los maquis con el que contactamos nos dijo:

…”Ojos Azules era natural de Alcublas, pertenecía a la familia de los Camilos, lo más seguro es que huyera a Francia donde tuvo descendencia que con el tiempo regresaría a España. Investigaciones recientes nos señalan que viviría en Montpellier donde falleció en 1993. Una hija trasladaría su cuerpo al cementerio municipal de Alcublas, donde reposa con su nombre, el de Luis Pérez (Peris?) Martínez”.

Agradecemos la participación desinteresada de numerosas personas que han querido conservar su anonimato, y a la ayuda de Salvador F. Cava, que con su libro “Los Guerrilleros de Levante y Aragón” desvela muchas incógnitas de este apasionante tema.

DES-INFORMACIÓN PERIODÍSTICA

En el diario Las Provincias del 6 de marzo se recoge una noticia sobre la acogida a emigrantes en la Comunidad Valenciana. Dejando a un lado el carácter general de la noticia y la idoneidad o no de los lugares señalados para acoger a estas personas, el articulista se ceba de manera incomprensible con el pueblo de Alcublas.

12

El texto, cargado de dramatismo, recoge informaciones erróneas y deformadas del pueblo de Alcublas:

  • Un pueblo sin gasolineras.
  • Paisaje postnuclear.
  • Albergue semiabandonado y raído por el sol.
  • Edificio con desconchones, cristales rotos y con papeles para evitar la entrada de aire.
  • Campo de futbol con porterías oxidadas, hojas secas y cajas de cartón abandonadas.
  • En invierno hace mucho frío y en verano te asas.

Es inaceptable que por motivos políticos se de una imagen tan errónea de Alcublas, nada más lejos de la realidad. Señor periodista, los alcublanos cuidan su casa como los que más, por lo que ese sentimiento de desidia y abandono que da a entender en su artículo es del todo falso. Esperamos una rectificación y también una respuesta oficial por parte de nuestras autoridades quejándose de manera enérgica a este diario.

Pensamos, señor Arturo Checa, que la misión del periodista es no ser prejuicioso, ser justo y equilibrado en sus artículos, algo que, en esta ocasión, usted ha pasado por alto.

Hemos querido añadir una carta publicada en facebook dirigida al periodista que redactó el artículo:

Me llamo MªJosé Cabanes, vecina de Alcublas y propietaria de la ESTACION DE SERVICIO TALLER CABANES SANZ, sí han leído bien, en Alcublas hay Gasolinera!, igual les parece sorprendente, pero estamos dando servicio desde el 8 de Julio de 1992, por lo que este año celebraremos nuestro 25 Aniversario.
Me indigna al tiempo que me entristece enormemente que se realicen este tipo de artículos, con un trabajo de investigación tan malo como traslucen sus palabras. ¿Cuántas veces han estado en Alcublas? Imagino, por sus palabras que usted Checa en ninguna ocasión, y usted Signes, imagino que una vez para realizar este “reportaje” fotográfico. Aunque he dudado si su GPS se confundió y le llevo a Chernovyl o a Fukushima.
Permítanme que les cuente algunas cosas de Alcublas, que ustedes han “obviado” en sus artículos, del domingo 5 de marzo y del lunes 6 de marzo.
Se accede desde Valencia, tomando la CV-35 hasta enlazar con la CV-339 y luego continuar por la CV-245, aproximadamente a unos 45 minutos de Valencia, por lo que como ven, no estamos perdidos en el mundo…
Uno de los significados del nombre de Alcublas, es Ayuntamiento de gentes, gentes trabajadoras, hombres y mujeres dedicadas a la agricultura, como actividad principal del lugar, que trabajan mucho para mantener un pueblo pequeño, pero muy grande en esencia.
En nuestro pueblo tenemos farmacia, colegio, peluquerías, escuela de educandos, centro médico, piscina pública, dos alojamientos rurales, El Mirador de la Torre, y La Seca, en los que degustar la maravillosa olla churra con unas vistas impagables, dos oficinas bancarias, dos hornos con productos típicos de nuestra tierra, una carnicería, García Bonet, con productos en los que se unen gran calidad y tradición, y que ahora también con su Despensa Serrana ofrecen sus productos, a tres comarcas valencianas: Serranía (Valencia), Camp del Turia (Valencia) y Alto Palancia (Castellón), tienda de comestibles con todo tipo de género, restaurantes como El Molino, en el que el buen trato y la calidad son los protagonistas, Hogar del Jubilado, cafetería-heladería Sefos,bocaterías, empresas de construcción, de carpintería metálica, centro cultural, estanco, supermercado, Cooperativa en la que se produce uno de los mejores aceites, y muestra de ello es el Primer Premio en la I Cata de aceite de Oliva realizada en la XIV Mostra de Vinos, Cavas y licores y XII de alimentos tradicionales, en Valencia, celebrada en 2012.
A todos estos servicios, se les une el gran número de asociaciones que conviven creando un entramado asociativo rico y diverso: Asociación de Amas de casa “Atenea”, Asociación de Jubilados, Asociación Juvenil El Catxirulo, encargados de la Escuela de Verano, Club Deportivo Alcublas Muntanya, Junta contra el Cáncer, Alcublas corre, Grupo de Jotas de Alcublas, Grupo Alcublano de Teatro GAT, Grupo de Pelota Valenciana, Asociación Cultural Rey Don JaimeI-Virgen de la Salud, Asociación Cultural San Agustín “Toros”, Asociación Cultural Las Alcublas Acla, con numerosas actividades a lo largo de todo el año, Sociedad de Cazadores, “Gallipato Alcublano” M. Ambiente, peña Valencianista, Peña Motorista, Cáritas Diocesana, Unión Musical Alcublana UMA con una larga tradición…Y sí, también hay albergue, para nada situado “en mitad de la nada”, y está claro que para acoger a familias se debe acondicionar adecuadamente, pero deben entender que actualmente este lugar está abierto para todo aquel que quiera “acampar” alguna noche, por lo que sería difícil acondicionarlo completamente sin tener unos caseros que se ocuparan de su mantenimiento y cuidado diario. Imagino que entenderán que si se ha propuesto este lugar desde la corporación de gobierno de la localidad, en el caso de llegar refugiados, se preocuparían de que previamente esté todo acondicionado perfectamente para uso diario como vivienda.
Podemos presumir de un entorno con mucha historia: Los Molinos construidos entorno al s.XVIII. Parque de la Salud, Fuente y abrevadero de la Plaza S. Agustín, Antiguo pozo de La Cava, Lavadero de la Cava, Lavadero de la Plaza S. Agustín, Antigua almazara, Las “carrileras” de La Solana…etc
No es un “deporte de riesgo”, como dice usted en su artículo venir a Alcublas. El riesgo son juicios de valor como hacen ustedes en un medio de gran difusión, por lo que aprovecho para solicitarles, amparándome en Ley Orgánica 2/1984, de 26 de marzo, reguladora del derecho de rectificación, y que en su Artículo Primero dice así:
“Toda persona, natural o jurídica, tiene derecho a rectificar la información difundida, por cualquier medio de comunicación social, de hechos que le aludan, que considere inexactos y cuya divulgación pueda causarle perjuicio.
Podrán ejercitar el derecho de rectificación el perjudicado aludido o su representantes y, si hubiese fallecido aquél, sus herederos o los representantes de éstos”.
rectifiquen el dato de “pueblo sin gasolineras en cinco kilómetros”, y para que así conste, les remito el presente documento.
Alcublas no está aislado, no estamos perdidos en la nada. No tenemos un paisaje “postnuclear”. Me dejo muchas cosas que contarles de Alcublas, pero creo que con esto ya se pueden hacer una idea de lo equivocados que están ustedes. Antes de emitir un juicio tan atroz, sin base alguna, se informen, visiten y paseen por Alcublas, conozcan a sus gentes, y todo lo que allí tenemos y ofrecemos. Seguramente, y si el sentido común les acompaña, disfrutaran de su visita y cambiará radicalmente la visión catastrófica que han querido vender.
Un saludo.
MªJosé Cabanes Sanz. Una alcublana

 

CUANDO TODO ESTÁ PERDIDO

Recuerdo hace años, sentados, aprovechándose de la sombra de la morera, a esos hombres con azadas al hombro, con albarcas bien atadas cuatro dedos por encima del tobillo, seguido del dobladillo del pantalón para que no se llenase de tierra.

imagen-1

Muchos de esos hombres ya pasan lo ochenta y, como el primer día, siguen chafando el camino que les lleva al campo. Sus pies duros y sus manos llenas de cayos, su imagen tosca solo se ve contrapuesta con el viso  de sus ojos, que desdeñan la imagen de un hombre con vigor pero sin fuerzas, con ahínco pero sin ánimos.

Cuentan entre ellos el paso de los años, y el cambio de las cosas. Como poco a poco las paredes se vienen abajo y ya no hay nadie que las quiera hacer, y probablemente tampoco sabrían hacerlas. Ven como los pajares, a orillas de las eras en los que tantas tardes han pasado, se han asolado por el peso de estas últimas nieves….

imagen-2

Recuerdan, las sendas  y caminos por las que tantas veces han pasado, volviendo de las bodegas y campos más lejanos, con sus machos y sus enseres. Hoy por hoy la mitad de esas sendas se han perdido, el monte se ha hecho con todo. El incendio de años atrás ha dejado leña a mitad de quemar y millones de pimpollos fruto de aquellas piñas que explotaban antes de arder, aliagas, romeros y carrascas, que se crían con el desenfreno del descontrol. Nadie les marca donde termina el monte y empieza la senda.

Ya nadie limpia el monte, ya nadie controla la maleza, y ya nadie pierde tiempo en cuidar lo que es de todos. Recuerdan, que han ido a plantar pinos, a limpiar monte y a parar el fuego. Recuerdan que ellos, o sus abuelos antes que ellos sacaron a mano la mitad de los caminos que hoy tenemos, hicieron la mitad de las paredes que hoy tenemos, bajaron la piedra para los pajares y sacaron las eras, recalzaron la tierra para hacer una pared y plantar una fila de 7 almendros….y como dicen, con sus manos y sin la mitad de las cosas que tienen hoy en día.

imagen-3

Tal vez, deberíamos pararnos. Empezar a ver cómo están nuestros montes y nuestros pueblos y; como queremos que estén de aquí a unos años. Vivimos ajetreados en el día a día, con las obligaciones y los eventos que hacen que tengamos el tiempo justo para vivir, o incluso ni eso. La verdad es que nosotros vamos a dejar una herencia peor de la que nos dejaron nuestros mayores. Dicen, que somos la generación más preparada y con más medios y capacidades a nuestro alcance. Lo único que tenemos igual que entonces es el tiempo. Así que, ¿estaríamos dispuestos a invertir unas horas de nuestro tiempo a hacer una labor que beneficie a todos? ¿Estaríamos dispuesto a aunar esfuerzos en que el monte tenga el aspecto que debe?  Depende de nosotros exigir, el ayudar y el ofrecernos a recuperar nuestros montes. Debemos ser capaces de canalizar las ideas y los esfuerzos en hechos reales. Debemos invertir nuestro tiempo en dejar un monte, por lo menos, como lo conocíamos.

 

 

UN PASEO POR LA MEMORIA

Una de las cosas que más me gustaba de pequeño cuando llegaba a Alcublas, era acompañar a mi madre, mi abuela, o alguna vecina a la tienda. La más próxima a mi casa era la de la “Tía Margarita”.

img_4379

 

Traspasar la puerta me llevaba de repente a un lugar “mágico”, lleno de cosas interesantes que despertaban mis sentidos. Casi en el umbral, se encontraban las sardinas de bota, dispuestas en aquel recipiente circular, orondas, ordenadas, brillantes, llamativas. Su olor todavía lo recuerdo, a mar y a sal, pero sobre todo a pueblo y a almuerzos entrañables con mi abuelo. En el mismo papel de estraza en el que se envolvían, las chafaba con la puerta, las desescamaba y las desmenuzada con mucha paciencia. Después, añadía un tomate del terreno a pequeños trozos y echaba un buen chorro de aceite del pueblo. Con el pan recien sacado del horno, se convertían en un bocado exquisito que todavía recuerdo.

Aquellos eran otros tiempos, en los que no habían tantas cosas, en los que a los niños no se les preguntaba qué quieres de merendar o de qué te pongo el bocadillo. El tiempo transcurría lentamente y disfrutar de aquellas sardinas se convertía en toda una fiesta.

A mi abuelo y a mí nos gustaban tanto las sardinas que cuando íbamos al monte, nos las llevábamos en el saco de la merienda… y las acompañábamos con uva. ¡Ah! y para beber agua del aljipe…

Probad este almuerzo… Ya me contareis.

NUEVOS COLONOS RURALES

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-22-19-58

 

 

 

 

 

Hola Serranos y Rurales,

El domingo pasado visitamos Alcublas y nos encantó. Fuimos desde Valencia buscando la nieve y, a pesar del caos de tráfico, pasamos un día estupendo recorriendo sus calles. Lo primero que nos llamó la atención fue el ambiente de pueblo que mantiene.

trabajo-mundo-rural

Me llamo Irene, tengo 27 años y soy graduada en Comunicación Audiovisual. Actualmente trabajo para una multinacional holandesa ocupándome de su página web y su imagen corporativa en las redes sociales. Desarrollo mi trabajo en casa, aunque un par de veces al mes viajo a Holanda para reunirme con el responsable de marketing de la empresa.

Mi novio es ilustrador y también trabaja en casa. A los dos nos gusta la vida tranquila, un entorno natural en el que poder salir a correr o pasear con los perros (tenemos dos), la comida sana (somos veganos), los productos ecológicos y respirar aire no contaminado.

Alcublas nos enamoró desde el primer momento y estamos valorando la posibilidad de alquilar una casa y empezar allí nuestra vida en pareja. Antes de comenzar a dar pasos, queremos  despejar algunas dudas y hemos pensado en SERRANOS Y RURALES para recabar información. Ahí van:

  • ¿Alcublas tiene transporte público diario y regular con Lliria? Dado que Liria cuenta con un montón de servicios pero, sobre todo con línea de metro, tener una conexión diaria con esta población estaría muy bien porque nos garantizaría la movilidad.
  • Nos gustaría saber si existe disponibilidad de viviendas para alquilar (¿alguna web para consultar a nivel municipal o comarcal?). En otros lugares de Europa existen bolsas de viviendas en zonas rurales, gestionadas por los municipios o las mancomunidades, destinadas al alquiler social (preferentemente a jóvenes).
  • ¿Existe un “banco de tierras” para evitar el abandono de los cultivos y mantener la economía tradicional? Tenemos dos parejas de amigos que quieren cambiar su forma de vida y se plantean también vivir en un pueblo. Uno de ellos es ingeniero agrónomo y está buscando tierras para plantar vid. Estamos seguros que si disponen de casa y de tierras para cultivar, nos acompañarían.

Lo dejamos aquí, no os queremos agobiar mucho. Hemos leído vuestro blog y ponéis cosas muy interesantes sobre desarrollo rural y sostenibilidad. Gracias por vuestra información, esperamos pronto ser vuestros vecinos. Un saludo. Irene y Jaume.

LA PREGUNTA DE LA SEMANA

¿Crees que con un transporte público adecuado y eficaz en Alcublas se habrían establecido nuevos vecinos tras la puesta en marcha del Hospital de Lliria?

img-parada-buses

La recuperación (demográfica y económica) de La Serranía pasa por tener un transporte público que facilite la vida de sus habitantes y genere oportunidades.

No podemos seguir justificando lo injustificable, no podemos seguir asumiendo una situación injusta y discriminatoria y no podemos permitirnos seguir argumentando que en LA SERRANÍA la población no necesita este servicio porque ¡¡”es en su mayoría gente mayor”!!. Tampoco se puede plantear esta cuestión en términos de rentabilidad económica porque los servicios a la ciudadanía nunca son rentables; la sanidad y la educación así se conciben, al igual que la seguridad, la protección civil o la extinción de incendios, por poner algún ejemplo.

Se trata de una cuestión que tiene que ver exclusivamente con la solidaridad, la igualdad y el respeto.