QUEREMOS SER TU ABUELO

Entendí, desde hace años, que el desarrollo de cualquier idea, profesional o personal, alcanzara un mayor grado de satisfacción cuando implicas cierto grado de sentimiento, cierto grado de cercanía, y por qué no un cierto grado de responsabilidad.

Captura de pantalla 2017-10-17 a las 17.13.44

En otros artículos, escribí sobre la importancia de desarrollar proyectos en zonas rurales que pertenezcan a los mismos vecinos; serán grandes ideas o sencillas ideas, pero serán ideas que se desarrollan con el espíritu y el cariño del lugar donde se quieren implementar.

Hoy utilizo este blog como un mero divulgador del proyecto que se está poniendo en marcha en la Coop. Vinícola San Antonio Abad, de Alcublas. También lo utilizo con el fin de remarcar el compromiso que deberíamos de tener con esta iniciativa. Esta iniciativa nace desde la cercanía, representado un gran número de agricultores, y defendiendo un producto nuestro. Un proyecto que se inicia desde nuestro pueblo.

Realmente, este proyecto ilusiona. El nombre ya nos deja mucho que entrever “Queremos ser tu abuelo”. La Cooperativa propone desarrollar un centro divulgador del aceite de oliva, mediante la creación de una almazara visitable. Una almazara que auné el conocimiento y la cultura del aceite de oliva, y que nos permita transmitirlo de abuelos a hijos.  Nos invita a crear un lugar de dinamización del entorno rural, de su producto y del amor hacia aquellas cosas que nos identifican.

Uno de los rasgos importantes es la cercanía, pero no es el único; el otro es,  la implicación. El proyecto tiene su partida desde un punto de vista social, que busca dejar a un lado la sobriedad propia de los proyectos empresariales y llama a implicarte, a formar parte de esta idea y a colaborar. Aquí, ahora, te están diciendo: “ayúdanos a llevar esta idea acabo, implícate con nosotros en buscar el desarrollo de este proyecto, forma parte de él”. Una de las peculiaridades de este proyecto es su forma de financiación, mediante aportaciones colectivas, crowdfunding. Una forma inclusiva, participativa y social, que nos permite involucrarnos activamente en su culminación. Aportaciones dinerarias, de los interesados que tienen dos finalidades. La primera es hacerte partícipe de la realización de esta idea, una parte de tu aportación, irá a su financiación convirtiéndote en mecenas del proyecto. La segunda son una serie de recompensas que dependiendo de tu aportación, incluirá una botella de aceite, una visita guiada por la almazara, un desayuno, una comida, etc.

Me hago eco de un proyecto sencillo y ambicioso. Un proyecto que describe quiénes son: 500 agricultores, que trabajan a diario para obtener los mejores frutos. Además, te invitan a colaborar con ellos y en su entorno, del cual están orgullosos. Buscan, a través de su almazara visitable y su aceite de oliva, impulsar la economía social, dinamizar su entorno rural, fijar población, atraer visitantes y habitantes. Un proyecto que nace aquí, para desarrollarse aquí y en el que te piden que te impliques.

Tenemos la oportunidad de empezar a cambiar esa sombra de abandono y soledad que afecta a zonas rurales. Tenemos la oportunidad de cambiar las palabras de “tenemos que hacer algo” por “estamos haciendo algo”. Hoy tenemos la oportunidad de implicarnos, y con nuestro apoyo colaborar y formar parte de algo.


Adjunto la página web, así como las páginas de la Cooperativa en redes sociales, y el vídeo de lanzamiento del proyecto https://www.youtube.com/watch?v=c7eYPgcIfPI&t=12s

www.QueremosSerTuAbuelo.com

Twitter/Instagram : @LaAlcublana

Facebook: LaAlcublana

Carlos

Anuncios

CUANDO NO PODREMOS MÁS, PODREMOS CON TODO

… a la solana

Ezequiel Castellano – Coordinador del CELS

Se ha de plantear el futuro en positivo y, es por esta razón, que las personas que estamos actuando a favor de nuestra comarca, procuramos ver siempre el vaso medio lleno o, bastante lleno. Una actitud positiva ante las cosas y ante la vida, nos hace creer en una comarca, la nuestra, que dispone de grandes potenciales.

18766690_1018595611608838_5698548893385622537_o

Acueducto Los Arcos, Alpuente. Foto M. Ibáñez

Unos grandes potenciales, la mayor parte de ellos sin desarrollar, debido al consuetudinario olvido que estas tierras y estas gentes han padecido en los últimos ochenta años. Primero debido al golpe de estado  franquista que dejó a demasiadas personas en las cunetas y los barrancos; más tarde con su represión de cuarenta años, que sumió en el olvido y en el silencio a demasiada gente y, últimamente, con una democracia trasnochada, herencia del dictador, que lo dejó atado y bien atado con el Borbón.

Por las referencias que nos remiten los serranos y serranas con residencia en Cataluña, sabemos que, aquel pueblo puede volver a abrir la puerta de una democracia más consolidada. Ya lo hizo durante los últimos años de la dictadura con las manifestaciones multitudinarias en las que se pedía, “libertad, amnistía y estatuto de autonomía” y, ahora, vuelve a protagonizar la vida política peninsular con el “volem votar” y “no tenim por”.

Asistimos, desde la comarca de la Serranía del Turia, a un nuevo amanecer en el que, las reivindicaciones de los pueblos, vuelven a resurgir con cierta fuerza y, por ello, conviene que nuestros políticos más próximos –el gobierno valenciano sin ir más lejos—procure atender las de nuestras gentes.

Necesitamos atención sincera, no atención a distancia. Hace falta que los planes para esta comarca sean eficientes y eficaces, sin recovecos, dinámicos y que se presenten en cualquiera de los pueblos de nuestra comarca (no es necesario presentarlos en la Eliana) la Serranía dispone de buenos marcos para cualquier cuadro que se quiera pintar.

Resulta imprescindible atajar la fuga de población y cauterizar el envejecimiento de esta comarca valenciana, abocada al precipicio de la inanición cultural, social, económica e incluso política. No es la primera vez, ni será la última –por desgracia—que acentuamos esta realidad. Nuestra comarca está “tocada” y bien tocada.

Cada día con mayor frecuencia, nos sentimos la Laponia valenciana. Con unos transportes de pena que fomentan la utilización del vehículo privado y, quien no disponga de el por edad o por otra circunstancia, se ve obligado a invertir cuatro veces más tiempo para resolver cualquier “papeleo” o acudir a los especialistas médicos.

Con una nula atención al desarrollo del monte y de nuestra agricultura, anclada en los años setenta del siglo pasado y sin posibilidad de engancharla al tren de la ecología y del respeto a la tierra, por falta de atención y de proyecto de gobierno.

Un total olvido de nuestros jóvenes, los catapulta hacia el abandono de los pueblos, puesto que los proyectos como nuevos emprendedores, se topetan contra la falta de Internet, los cortes frecuentes de corriente eléctrica y el inmovilismo de una sociedad que, con demasiada frecuencia, suele interpelarlos con el clásico y conocido “ande vas tu?”.

Ahora que se mueven aires de primavera y que un nuevo amanecer apunta en el horizonte político, siempre y cuando el Estado no equivoque el sentido de la marcha con mayor represión y con más policía, es el momento de hacer ver al gobierno valenciano la necesidad de actuar sobre estas tierras y estas gentes que necesitan de su atención de manera conjunta y no mediante dos mancomunidades que van a su bola. En la unidad y la cohesión está la fuerza, pero siempre nos han querido disgregados.

En esta comarca vivimos poca gente, pero nuestra diáspora nos hace más grandes y más fuertes. Ha llegado la hora de las tierras de interior porque, puede pasar que –como dice el poeta de Burjassot—cuando no podamos más, será el momento en que lo podremos todo.

AFIANCEMOS EL TALENTO JOVEN DE LA SERRANÍA

Un objetivo básico para nuestro futuro como serranos es relanzar la Marca de Calidad Territorial común para toda la comarca, homologada por la Marca de Calidad Territorial Europea (“Calidad Rural”) e incorporada a dicha red, basada en la calidad económica, social y medioambiental de este territorio, reforzando su identidad y sentido de pertenencia.
original.

Recientemente he leído que una joven posgraduada en Educación Social ha presentado un proyecto de creación de viviendas tuteladas en Andilla. Ante la imposibilidad de una residencia de tercera edad optan por esta solución para una atención digna a sus mayores. Todo un claro ejemplo del aprovechamiento del talento joven de la Serranía. Ello me ha hecho pensar que afortunadamente surgen buenas ideas, aunque de manera aislada, pero cuesta mucho que aparezca algún proyecto puramente comarcal.

Ahí es donde entra el afianzar el concepto de Calidad Territorial como aspecto aglutinador para el desarrollo equilibrado y armonioso de nuestra comarca.

Una Calidad Territorial que abarque todos los ámbitos en los que sobresalimos en la Serranía: desde lo agroalimentario hasta el turismo. Por hablar de turismo, es una pena que todavía sean una minoría los establecimientos que cuenten con algún tipo de marca o figura de calidad y, por tanto, es evidente que queda mucho por hacer en el sector turístico de la Serranía para ganar en una mayor calidad y atractivo. En nuestra comarca la materia prima existe en abundancia para ofertar buenos productos de turismo variados y de calidad: rural, cultural, naturaleza, aventura… Sin embargo su comercialización es la gran asignatura pendiente. Y ésta podría mejorarse bastante si existiera una cierta estructura organizativa comarcal, no burocrática, que aglutinara al empresariado del sector para así poder presentarse ante los consumidores de manera más eficiente y coordinada, teniendo en cuenta lo globalizado y competitivo que se presenta el mercado turístico en la actualidad. Por no hablar de nuestros productos agrícolas y nuestra gastronomía.

Los jóvenes tienen que tomar la iniciativa. Como suele decirse, la unión hace la fuerza…

LA MEMORIA DE TU NOMBRE, EN ALCUBLAS

Presentación de la novela  La memoria de tu nombre, del escritor Amadeo Laborda.
(sábado, 23 de septiembre, 18.30 h, cafetería librería Sefos, Alcublas)

21733933_1679614688738812_593257182_o

La Asociación de Amas de Casa Atenea continúa protagonizando la actividad del municipio valenciano de Alcublas y ha adquirido un papel relevante en la convocatoria de actos de índole cultural en la población de la Serranía. Si en el pasado mes de agosto capitalizó la atención de los medios y el interés del público por la puesta en escena del proyecto “Hilando Vidas”, que contó con notable éxito y un elevado número de visitantes, ahora lo hace programando la presentación de una novela que ha sabido ganarse un considerable espacio en la comarca.

Se trata de La memoria de tu nombre, del escritor de Pedralba Amadeo Laborda, texto que aupado en pocos meses a su segunda edición viene cosechando la excelente consideración de la crítica y los lectores, por lo que suma una docena de presentaciones en tierras valencianas y de Teruel. El libro, prologado por el periodista y escritor Alfons Cervera, supone un reflejo de las costumbres de los pueblos de interior, con algunos matices de su propia habla, construido a partir de una escritura intimista y de alto nivel literario. Este acercamiento al público de Alcublas es, en palabras del autor, un punto de costura más en el tejido de las vidas hiladas desde dentro de lo rural y de algún modo el pespunte que las letras pueden ofrecer a esa plástica recientemente expuesta en las calles.

La presentación de La memoria de tu nombre tendrá lugar el sábado 23 de septiembre, a las 18.30 horas, en el espacio literario de la cafetería librería Sefos y contará con la participación en el acto de la presidenta de Atenea, Concha Beltrán, y de Ascen Martinez, que ejercerá como introductora de la novela junto con su autor.

LA SERRANÍA Y LOS PLANES DE TURISMO

Rosa Molins Ten,

Técnico en Turismo

El pasado 12 de septiembre se celebró en L’Alcúdia un congreso organizado por la Universitat de València y la Agència Valenciana del Turisme cuyo eje central fue el dar a conocer y debatir las diferentes estrategias para el desarrollo turístico territorial valenciano. Estrategias planteadas tanto desde la administración como desde el sector turístico.

DSC00230

El Congreso resultó novedoso en cuanto a que reunió a todos los participantes de los diferentes Planes de gobernanza y dinamización turística que hay en marcha en estos momentos en la Comunitat Valenciana con la idea de, -creo yo-, contribuir a abrir la mente a otras estrategias, a otras maneras de trabajar, a mirar a nuestros vecinos y en ocasiones a aprender de ellos. Estos planes persiguen que el turismo sea uno de los motores económicos que contribuya a dinamizar el territorio mediante la implantación y desarrollo de estrategias y actuaciones turísticas, e involucran económicamente a diferentes administraciones; la municipal, a través de mancomunidades o asociaciones de municipios, la provincial, de mano de los Patronatos Provinciales de Turismo y la autonómica, a través de la Agència Valenciana del Turisme. Y es en esta triple participación donde se enmarca el otro objetivo de los planes: la gobernanza colaborativa* ya que también se incluye al sector privado en la planificación turística.

*Gobernanza: Arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía.

Además, se presentaba una útil herramienta elaborada por la Universitat de València en forma de guía para la elaboración de planes de desarrollo territorial turístico. Un material elaborado y pensado para facilitar la toma de decisiones de todos aquellos que participan del desarrollo territorial turístico (ayuntamientos, mancomunidades, técnicos municipales, ADLs, etc).

Volviendo a los planes antes mencionados, nueve en total, por ahora, se vio cómo cada uno de ellos había desarrollado una diferente estrategia a la hora de abordar actuaciones para el desarrollo turístico.

Uno de los planes que está en marcha es el de la Mancomunidad del Alto Turia, formada por cinco municipios de la Serranía (Aras de los Olmos, Titaguas, Benagéber, Tuéjar y Chelva). Pocos, a mi parecer.

CARTEL CAMINO DEL SILENCIO

Camino del Silencio, Benagéber

La gerente del Plan, María Zúñiga, describió brevemente las actuaciones impulsadas desde que se puso en marcha (entre otras la señalización de una ruta Btt que recorre los diferentes municipios, la ruta el Camino del Silencio en Benagéber, el diseño del “Parque de los sentidos” en Benagéber y que tiene por objeto ser un recurso adaptado y accesible, o la puesta en valor del refugio antiaéreo en Chelva).

En definitiva, actuaciones, entre otras diferentes más dirigidas a la realización de eventos o a la promoción turística, que persiguen ubicar el Alto Turia entre los destinos turísticos del interior valenciano.

FotorCreated5

Refugio Antiaéreo Chelva. Fuente: ValenciaBonita.es

 

Del congreso extraigo varias conclusiones, obvias, pero no por ello menos importantes:

  • El desarrollo turístico de nuestras comarcas del interior pasa sí o sí por la colaboración de todos los municipios que forman la unidad territorial más lógica (histórica, comarcal o paisajística), de modo que se sumen las ofertas de cada uno de ellos y así se consiga crecer y hacerse un nombre como destino turístico; estoy pensando en el Matarraña o en la Garrotxa  o en el Maestrazgo turolense como referentes de destinos turísticos identificados por todos nosotros.
  • No todos los municipios tienen que optar por el turismo, no todos son turísticos, pero a veces son necesarios para reforzar a otros que sí que lo tienen como principal actividad.
  • Los planes y estrategias deben pensarse bajo la premisa de la sostenibilidad en el tiempo.
  • Para impulsar el desarrollo rural se deben aprovechar todos los recursos financieros que se pueda pensando en estrategias que trasciendan cada uno de los sectores económicos.
  • Para llevar a buen puerto las estrategias turísticas es necesario contar con la colaboración e implicación de la población (la que reside de continuo pero también la que sólo lo hace en periodos vacacionales), y también con el tejido asociativo y económico del municipio, aunque sean sectores ajenos al turístico.
  • Se debe involucrar al sector turístico de los municipios en la planificación turística y acompañarles en el cambio hacia las nuevas demandas.
  • Y, esto es importante: por parte de las administraciones: NO CREAR FALSAS EXPECTATIVAS.

Y entraríamos de lleno en cómo planificar actuaciones que se conviertan en productos turísticos atractivos ( si señalizamos senderos, pensemos en que se han de mantener, estudiar la capacidad de carga, la fragilidad de los espacios naturales por donde discurran,… que promuevan el consumo y gasto en las poblaciones, …)

Y por último una aportación de uno de los ponentes y una afirmación en la que creo firmemente: el turismo debe servir para mejorar la vida de la población rural.

Rosa Molins es Técnico en Turismo y trabaja en la Agència Valenciana del Turisme.

LA DIFÍCIL DICOTOMÍA DE LO RURAL

Estamos en unos días del “sálvese quien pueda” en nuestro pueblos. No hablamos de que atravesemos dificultades (que las hay para todos los gustos), sino del abandono de manera apresurada de los pueblos serranos tras la ventana vacacional.

11745419_1037919302885822_8296514961874625741_n

GESTALGAR. Foto M. Ibáñez

La mal llamada normalidad vuelve a la Serranía. Ha habido una convivencia -en ocasiones difícil- entre “veraneantes” y “habituales”. Son dos mundos tan diferentes que intentar convivir durante unos días al año nos hace ver la antítesis existente entre lo rural y lo urbano. Días atrás leía un artículo de Luis Antonio Sáez (director de la Cátedra contra la Despoblación de la Universidad de Zaragoza) en el que hablaba de equiparar la calidad de vida. Hacía una reflexión tan interesante como retadora, sobre lo que se gana y se pierde por vivir en un pueblo: “Si te da un ictus en Mosqueruela (Teruel) tardarás más en llegar al hospital, pero la probabilidad de morir por contaminación es más elevada en las grandes ciudades que en el Sistema Ibérico español, donde la cifra de centenarios iguala a la de Japón”, precisa y añade: “Ganas en una cosa y pierdes en otra, lo que no hay que hacer es prometer todo”.

Efectivamente, siendo realistas ganas en cosas y pierdes en otras, ahí está la capacidad para elegir la opción mejor de cada uno. El todo no existe. Por ello deberíamos marcarnos como prioridad no el recuperar población como eje central de actuación, sino el mejorar y facilitar la calidad de vida de los que han decidido seguir viviendo en el pueblo.

“Todos necesitamos trabajo y lo económico es importante, pero hoy en día haría más hincapié en otra cosa; los políticos van a lo tangible, al empleo, a infraestructuras, cuando muchas veces es más importante la vida cultural o la ley de dependencia” en el medio rural. En este sentido, sostiene que un maestro en una escuela, una guardería, conexión a Internet o una asociación cultural, es decir el “compromiso de una serie de personas”, dinamiza más un territorio que un polígono industrial, porque crea un clima de pertenencia. E insiste en la idea de que el ciclo de la vida es largo, planteando la opción de salir en la juventud y volver en una etapa más.

ME PREOCUPAN NUESTROS JÓVENES

… a la solana

Ezequiel Castellano – Coordinador del CELS

El segmento de población entre los 14 y los 30 años, constituye una parte importante del conjunto de la sociedad y por ello, merecen nuestra atención y el de las administraciones públicas, si queremos verlos entrar en la vida adulta sin tener que pasar por diversas intoxicaciones “aculturales”, ideológicas o de credo.

festeros alcublas

Festeros LA CATERVA, Alcublas

Pasada la página del verano y vivida la fiesta mayor en muchas localidades de esta comarca, tanto al Centro de Estudio la Serranía como yo mismo, nos preocupa el trato que proporcionamos a nuestros jóvenes desde el punto de vista global. Esta preocupación tiene su principal cimiento en las actitudes que dicho sector muestra de manera general.

Con demasiada frecuencia, en nuestros pueblos existen lugares en los que los jóvenes actúan de manera sectaria y aislada de la realidad, en la que se suelen ingerir cantidades ingentes de bebidas alcohólicas, con todo lo que ello supone.

El futuro de estas personas no puede pasar por la enajenación mental o social provocada por el alcohol o las drogas de mayor o menor efecto físico o psíquico. El futuro de estas personas, ha de pasar necesariamente por su socialización alejada del mundo de la drogadicción en todas sus facetas.

La solución no pasa por la represión policial, sino por otros ámbitos que se han dejado de lado en esta comarca. No podemos seguir justificando actitudes incívicas de nuestros jóvenes con aquella recurrida frase: “estamos en fiestas y, ¿qué hemos de hacer? Siempre se han hecho chiquilladas”.

Lo que pasa es, que las actuales mal llamadas “chiquilladas” rayan, en ocasiones, la ilegalidad e incluso la zona delictiva. Porqué, ¿cómo se ha de considerar el robo de una furgoneta para hacer trompos en la zona donde se apartan? ¿cómo podemos calificar que arranquen de raíz unos plantones? ¿acaso no es un delito el robo de un vehículo o la venta de alcohol a menores?

No quiero ser alarmista, pero estos y otros episodios semejantes, se han vivido y se viven entre los jóvenes de nuestra comarca. Esto pasa porque durante los casi 40 años de democracia, no se ha abordado una política juvenil pensada en el futuro. Nadie ha pensado en abrir espacios públicos para los jóvenes, ni en construir redes de comunicación que les ayuden a madurar.

Nuestros pueblos, por pequeños que sean, han de disponer de un lugar para dinamizar la vida, los intereses y las oportunidades juveniles, de igual manera que disponemos de Hogar del Jubilado o Casa de los Ausentes. De esta manera, los jóvenes podrán acceder a un local de reunión y encuentro, en el que poder programar y desarrollar su vida social e interactuar y facilitar la integración cultural.

Pero también se ha de pensar en la calidad del transporte público entre nuestros pueblos y aldeas. En el siglo XXI resulta inexplicable la incomunicación con la que nos castiga la Chelvana y el gobierno valenciano. En ocasiones, nuestros jóvenes encuentran más fácil pasar un fin de semana en Londres, Copenhague o Ámsterdam, que desplazarse entre Alcublas y Oset en días de fiesta o de encuentro.

Todo ello y otras propuestas que se desarrollan en puntos diversos del territorio peninsular, pueden aplicarse en nuestra comarca, con objeto de sacar a los más jóvenes del aburrimiento y de la tediosa monotonía de tener que vivir sin futuro, abocados a vivir el presente como si no hubiera un mañana, ingiriendo cantidades descontroladas de bebidas alcohólicas o asistiendo a las mal calificadas “chiquilladas” sin ofrecer alternativas.

Las hay; claro que las hay y a poco que se indague, podemos sacar medios para llevarlas a cabo si existiera una voluntad política de mirar por estos jóvenes, que han de ser los ciudadanos de mañana y de pasado mañana.