LA LATERALIDAD DE LA COMARCA

LA SOLANA – Zequi Castellano- Coordinador del CELS

En el momento de escribir esta columna de opinión, no hace ni una semana que la persona que presidía el gobierno del Estado, dejó de presidirlo de la noche a la mañana. Una vez más se corrobora el dicho serrano y universal mediante el cual se sabe que las mentiras tienen las patas muy cortas.

3-la-puente-alta-1

Esta realidad, he de confesar que la descubrí cuando en tiempos de cursar estudios medios en el Instituto Luís Vives de Valencia, llegué tarde i extemporáneamente a casa, tras un día de folga en los jardines de Viveros, allá en donde todavía hoy, se encuentra una inmensa pajarera y un túnel vegetal de gran frondosidad.

Lo que personalmente descubrí cuando tan solo tenía 15 años, los entresijos de la política impiden que sus coordinadores, lo descubran a edades tempranas. Siempre se ha dicho que el mundo de los políticos está plagado de recovecos y de otras realidades, que hacen de este segmento social, un auténtico laberinto por el que transitan imberbes y doctos representantes al mismo tiempo.

Pero no insistiré sobre la bondad de transitar al recto en nuestro proceder cotidiano y menos aún, en la necesidad de hacerlo siempre en el campo de la política y en el ámbito de la representación. Cualquier atisbo de engaño en política, siempre se acaba pagando. El que hasta ahora ha sido presidente del gobierno central y sus correligionarios, lo han vivido en sus propias carnes.

En nuestra comarca, de hecho, los bandazos de los dirigentes políticos y sus organizaciones, han dado al traste con proyectos que mejoraban alguno de nuestros pueblos. Esta esquizofrenia política en que se encuentran algunos nuestros lugares, evidencia una realidad: no es lo mismo izquierda que derecha y siempre conviene acertar la lateralidad colectiva.

En nuestra comarca, desde hace algunos años a esta parte, predomina más la tendencia conservadora que la progresista, propia de una sociedad con raíces profundas en el sector agrario. Los estudios de sociología así lo ponen de manifiesto en cuento analizan los procesos políticos dentro del libro de nuestra historia.

Los últimos acontecimientos vividos, aconsejan caminar hacia una futura comarca de la Serranía del Turia, sin corrupción de cualquier tipo: económica, política, social, cultural, medioambiental…  Reconozco que se me hace difícil comprender y vislumbrar en su justa dimensión, la singularidad de esta sociedad, empaquetada dentro de una historia milenaria, repleta de luchas, reconquistas e invasiones, guardiana de su selecta gastronomía, su amplia gama agrícola, sus tradiciones seculares y su manera de entender la vida.

No obstante, los pueblos que formamos este rico territorio de interior que es la Serranía del Turia, vivimos inmersos en un cierto desconcierto colectivo, que se substancia en la calidad de vida de según el color político que ha consolidado gobierno en este o en aquel lugar. No es igual la manera de entender la vida desde la perspectiva de Alcublas, Andilla, Aras de los Olmos, Benageber, Chelva, Gestalgar, Titaguas o El Villar, que como se entiende en el resto del territorio.

Pero además de esto, se ha de convenir en apuntar que dentro de estos pueblos de la Serranía, se acentúan las diferencias, cuando sus administradores o administradores, llevan algún tiempo al frente, o cuando acaban de cumplir tres años, una legislatura o dos.

El sabor de todos y cada uno de nuestros pueblos, se ve mediatizado por la lateralidad política al que se somete o se sometió en su día. Incluso los adoquines, su urbanización, el trazado de calles y fachadas, hablan de la lateralidad de nuestros pueblos. Conviene visitarlos de vez en cuando, para corroborar sus progresos.

Anuncios