AIR NOSTRUM Y LA SERRANÍA

No, no vamos a hablar de aviones ni de aeropuertos. Sólo reflexionamos en voz alta las diferentes varas de medir a la hora de adjudicar partidas presupuestarias.

air-nostrum

El Consell pagará 6 millones a Air Nostrum para atraer turistas por la caída del mercado nacional.

El convenio con la administración autonómica fija que la aerolínea aporte hasta otros seis millones para promocionar en sus vuelos destinos de la Comunitat Valenciana – Pintará el fuselaje de veinte aviones con temáticas como las Fallas o Benidorm.

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2016/12/13/consell-pagara-6-millones-air/1503566.html

Esta noticia del 16 de diciembre nos dice que el Consell va a destinar hasta doce millones de euros para conectar vía aérea dos ciudades hiperconectadas y promocionar el turismo.

No criticamos la medida pero pensamos: con 300.000€ La Serranía tiene su problema de transporte público solucionado.¿En verdad hay dinero o no lo hay?

La semana pasada nos pusimos en contacto con Carlos Domingo Soler, Director General de Obras Públicas, Transporte y Movilidad de la Consellería de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, para exponerle nuestro problema comarcal con el transporte público y hacerle llegar las firmas recogidas. El Director General nos contestó de manera casi inmediata y nos solicitó más información al respecto. Es de esperar que pasadas las fiestas tengamos algún acercamiento para concretar algo más y ver la actitud de Consellería.

Entre tanto seguimos cavilando… 12 millones de euros!!

EL HORNO MEDIEVAL DE ARAS DE LOS OLMOS.

El Horno Medieval de Aras de los Olmos estuvo funcionando más de seis siglos hasta el año 1975, pero hasta unos años antes de cesar su actividad se administraba de forma comunal.

José Ramón López Carceller

9

Es mi intención hablar hoy de la función que desarrollaron los HORNOS MEDIEVALES, de su historia, y de la elaboración del pan desde su descubrimiento. El trabajo es un poco más largo de lo habitual, pero creo que os gustará conocer su origen y funcionamiento a aquellas personas interesadas por la historia.
¿Y quién me ha despertado esta inquietud?
Pues el interés por conocer esta actividad tan importante para el ser humano me lo ha despertado el HORNO MEDIEVAL DE ARAS DE LOS OLMOS, edificio con una antigüedad que supera los 600 años, donde las mujeres del pueblo cocían el pan, además de hornear otros alimentos que complementaban la dieta alimentaria.

10
En la actualidad este edificio desempeña otra labor muy distinta a la que desarrolló antaño, pero no por eso ha dejado de ser un horno medieval, todo lo contrario, por las fotos de mi archivo que adjunto a esta publicación, podréis comprobar qué este recinto está en perfectas condiciones para continuar su verdadera función después de seis siglos.
El Ayuntamiento de Aras de los Olmos adquirió en propiedad este edificio en el año 2001, y es de agradecer la iniciativa de las autoridades locales al dedicar la instalación a exponer permanentemente los utensilios que utilizaron las generaciones anteriores para cultivar el cereal, los objetos utilizados para AMASAR y también los necesarios para confeccionar el PAN.
Por ser este inmueble uno de los lugares incluidos en el recorrido cultural del pueblo, es parada obligatoria para visitar su exposición permanente o cualquier otra muestra cultural.
Primeramente, y en particular para las generaciones más jóvenes, he considerado oportuno hacer un poco de historia de los orígenes del PAN, y después describiré la idiosincrasia del HORNO MEDIEVAL de la calle del Jueguecillo de Aras de los Olmos (antes Aras del Alpuente), apoyándome en los datos que publica el Ayuntamiento de Aras, así como otras fuentes consultadas que diré al final de este escrito, además de la valiosa colaboración de mi amigo Ramón Sánchez Castelló.

1
Es importante saber que, para conocer los orígenes del PAN debemos mirar hacia atrás, allá por la Época del Neolítico, cuando ascendientes del hombre descubren la agricultura, y saben que procesando las semillas y los cereales, como el trigo, cebada, avena, centeno, arroz, maíz, etc., es decir, moliéndolas y remojándolas, obtendrán alimentos básicos para su alimentación como carbohidratos complementados con proteína de las carnes.
La historia nos desvela que quizás el pan, el aceite y el vino fueron los primeros alimentos procesados en la historia de la humanidad, y también nos cuenta que, el PAN se descubrió por nuestros antepasados cuando uno de ellos después de triturar unos cereales, y mezclarlos con agua en un recipiente, no los consumió de inmediato y cuando fue a gastarlo pasado un tiempo se encontró con una especie de torta seca que, fruto de la casualidad dio paso al primer pan. Esta circunstancia fue el inicio del consumo de este alimento para otras civilizaciones, siendo sinónimo de alimento de muchas culturas que, además formaba parte de rituales religiosos y sociales, siendo la religión cristiana la que tiene referencias y simbolismos hacia el pan.
En EGIPTO, se han encontrado datos históricos que demuestran que habían hornos para cocer pan en el año 4000 a. de c., ya que su territorio era idóneo para el cultivo del cereal cerca del río Nilo dados sus constantes desbordamientos de agua. El botánico suizo Alphonse Candolle dice que el pan nace en la ribera de río Eufrates, sin embargo el ruso Vavilov parece haber probado que fue en Abisinia, pero lo cierto es que en Egipto 5.000 años a. de c. tuvieron las primeras grandes cosechas de trigo.
Fueron los egipcios los que descubrieron la fermentación, y el pan fermentado, proceso enzimático éste que obtiene un pan corpulento que, no dependía de una buena harina de trigo, sino de una serie de transformaciones químicas que comienzan en el amasado y termina antes de la cocción del pan.
Posteriormente perfeccionaron su fabricación por sus relaciones comerciales con el pueblo griego, pero los egipcios no dejaron de lado la fabricación de pan sin levadura, es decir, el “pan ácimo”, que se elaboraba con harina de algún cereal con agua, a la que se podría añadir sal.
El pueblo egipcio utilizaba más la cebada para la fermentación alcohólica, es decir, la usaba para la fabricación de la cerveza elaborada con cebada y levadura, hecho que se recogía en el Código Hammurabi, conjunto de leyes más antiguo de la humanidad promulgado por este monarca Babilónico en el siglo XVIII a. de c.
El pueblo GRIEGO, hace del pan un verdadero arte, primero lo considera como un rito religioso, pasando posteriormente a ser el alimento del pueblo, considerando el “pan ácimo” como una comida exquisita al no estar fermentado.
En el siglo III a. de c. confeccionaban diversidad de panes con diferentes masas elaboradas con variadas semillas, como el trigo, cebada, avena, salvado, centeno, y alguna otra semilla más de las que se cultivaba en su territorio. A las masas les añadían especias y otros aditamentos que le daban diferentes gustos al pan, como la miel, frutos, y aceites seleccionados.

3
La importancia del pan en Grecia es tal que, poetas y filósofos como Homero, Platón y otros más ensalzan sus virtudes en sus escritos.
Originariamente los ROMAMOS, le daban al pan otro tratamiento distinto a los que le proporcionaban los pueblos egipcio y griego, aquellos lo consideraban un producto consumible por los ricos, pero en el año 30 a. de c. ya habían profesionales griegos de la panadería que desempeñaban su labor en 300 establecimientos.
A medida que fueron adquiriendo experiencia, fabricaron el pan según su composición, forma y función. Dado el auge de esta actividad, en la época del emperador Trajano en el año 100, se fundó la primera Asociación de Panaderos, y actualizaron sus infraestructuras mejorando la importancia del pan en Roma, haciendo extensiva su cultura a todas sus colonias, excepto a Hispania donde los celtiberos en el siglo III a. de c. ya conocían las técnicas de fabricar el pan.
Tanto era el desarrollo en esta tarea que fabricaron un pan especial en panaderías exclusivas de larga duración para los militares que, denominaron “panis militaris”.
En la EPOCA MEDIEVAL, no se realizaron cambios sustanciales, solo que además de cultivar trigo y centeno se continuó con la cebada. En Europa descendió el cultivo de cereales bajando la fabricación del pan, convirtiéndose algunos monasterios en los principales productores de pan. Sin embargo la fabricación del pan blanco continuó siendo el pan de los ricos y de las clases pudientes.
En el siglo XVII aparecen los gremios de artesanos, en los que se asociaron los profesionales panaderos en estas organizaciones, y es el gobierno correspondiente quien regula la distribución de este alimento
Y ya en la EPOCA MODERNA, y a partir del siglo XIX, en Europa se producen cambios que mejoran la producción del pan, y eso es debido al progreso que ocasionan el avance técnico de los molinos que hacen que se consiga una harina de mejor calidad, además se perfecciona la aireación de la masa, también aparece una levadura nueva, y el trabajo de amasar con las manos pasa a ser función de las máquinas, todo ello unido a la mayor producción de trigo, lo que hace bajar los precios y que el pan blanco llegue a todas las economías domésticas.

5
En ESPAÑA, continuaba siendo el pan el alimento básico, bien el fabricado con harina al que llamaban pan blanco u otro que se confeccionaba mezclado con harina y salvado, al que llamaban “pan rojo”. Las mujeres eran las que amasaban en su casa, y después lo llevaban al horno público para cocer, previamente a meterlos en el horno se les hacía una señal para distinguir la pertenencia de los panes después del horneado.
En el siglo XIV ya se crearon leyes para regular el negocio de la panadería, distinguiéndose en la zona del mediterráneo los gremios panaderos que funcionan alrededor de 750 años.
Y antes de pasar a describir el Horno Medieval de Aras de los Olmos, hay que saber también que el pan fue símbolo del cristianismo, ya que Dios se encarna en el pan de trigo para quedarse en el mundo, y el pan fue el alimento de la última cena.

4
Y sin más dilación, seguidamente intentaré resumir la historia del HORNO MEDIEVAL DE ARAS DE LOS OLMOS, sito en la calle del Jueguecillo 26.
Comenzaremos diciendo que, Pascual Madoz e Ibañez (Pamplona 1806-Génova 1870), abogado y liberal español, fue gobernador civil de Barcelona, llego a ser Ministro de Hacienda y gobernador de Madrid, fue autor de la gran obra Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar, llamado “Diccionario Madoz”, Diccionario alfabético que describe todas las poblaciones españolas y que fue iniciada en el año 1834 con la participación de más de veinte corresponsales y las aportaciones de más de mil colaboradores. Esta obra se terminó en el año 1850 después de 15 años de intenso trabajo, y como no podía ser de otra manera, también tiene un capítulo dedicado a ARAS, en el que narra la idiosincrasia del pueblo.
Cuando describe la urbanización del pueblo y sus calles dice:
……”la casa municipal espaciosa y cómoda y en ella una cárcel segura y ventilada, habitación para el alguacil, 1 hospital para enfermos pobres y transeúntes, 1 buena posada, 2 HORNOS DE PAN COCER, 1 tienda de abacería con algo de quincalla y ropa para vestir”………………
Como ya se sabe que, la economía de Aras dependía del cultivo de los cereales, entre ellos el trigo, materia prima indispensable para fabricar el pan, también habla Pascual Madoz en su diccionario de los MOLINOS y del cultivo de los CEREALES, dice así:
…..”Además de la expresada fuente de Santa Catalina, brotan en varios puntos del término, otras 23, de las que son las más abundantes las llamadas Cebrillo, y Fuente Grande, cuyas exquisitas aguas no solamente sirven para el gasto del vecindario, sino para regar algunos huertos y dar impulso a 2 MOLINOS HARINEROS que hay cerca de la villa; pues las del río Turia que cruza a 1 1/2 horas de ésta, se aprovecha para MOVER OTRO DE 3 MUELAS, construido en su orilla, y para fertilizar las tierras que hay en ese margen.”…
También relata el “Diccionario Madoz” que:
“los habitantes de Aras PENDEN DE LA COSECHA DE LOS CEREALES, es decir, del trigo, cebada, avena, centeno, maíz, miel, patatas, cáñamo, hortalizas, y mucho vino; sostiene algún ganado lanar y cabrío, con el vacuno, mular y asnal preciso para la labranza y transporte, y caza de varias clases”.

6
Vistas las explicaciones de Aras que nos facilita el famoso diccionario en sus citas, a continuación describiré el horno.
Como he mencionado anteriormente éste es un horno con 624 años de antigüedad , pues así lo demuestra su fecha de construcción en el año 1351, gracias a un “Privilegio otorgado por el rey Don Pedro por mediación de Pedro Boil, Baile General, de reedificar y construir hornos en ENFITEUSIS y cargar censales en Aras”. Este documento manuscrito en pergamino del Siglo XIV, se encuentra en el Archivo Municipal de Aras de los Olmos.
Según el Derecho español, la Enfiteusis es una figura contractual por el cual se realiza una Cesión por largo tiempo o perpetua del dominio útil de un inmueble mediante el pago anual de un canon a la persona que hace la cesión.

7
El horno estuvo funcionando más de seis siglos hasta el año 1975, pero hasta unos años antes de cesar su actividad se administraba de forma comunal. Este tipo de gestión usada allá por los años 1950-60 por varias personas, correspondía a tres propietarios de pueblo que, según un artículo publicado años atrás por José Luis Polo Debón en la revista “El Olmo” editada por el Hogar de Aras, correspondía a “Joaquin y Carmen – Pilar y Narciso y Florencio y Pilar”, dejando de funcionar posteriormente por cesación de sus horneros, que decidieron emigrar para buscar mejor suerte.

11
El servicio de cocer el pan que realizaba el horno medieval a los ciudadanos de Aras, tenía un costo que, casi nunca se retribuía con dinero, sino que, lo habitual era pagar a la hornera con un trozo de la masa proporcional a la que se llevaba a cocer, al cual se le denominaba POYA.

13
Con estas partes de masa (poya) utilizada para satisfacer el pago del servicio de cocer, la hornera formaba su propia masa, muy rica por cierto por estar formada con los trozos obtenidos de la Poya de cada participante. Con esta mezcla la hornera fabricaba sus panes que una parte la destinaba para su uso doméstico y la restante lo ponía a la venta a los habitantes del pueblo.

15
El horno cumplía varias funciones como tal, siendo su actividad principal la de cocer pan, producto indispensable para la dieta de los vecinos del pueblo, no obstante, también servía para hornear o calentar alimentos como patatas y verduras y en los días festivos se hacía una excepción para cocer carne y hornear dulces tan agradables al paladar como las magdalenas, llamadas “margaritas” en Aras, o rollitos, etc.
El funcionamiento del horno no difería mucho de cómo lo hacían en otras regiones españolas ya que todos cumplían tres hitos importantes en el proceso de la fabricación del pan, esto es, el AMASADO, preparación del HORNO y cocer el PAN.

17
¿Y de qué dependía para que esto funcionara?
Pues el principal factor es que hubiera cosecha de cereal y de que los molinos de agua fabricaran una buena harina, de trigo o de otros cereales.
El día anterior, las MUJERES que tenía necesidad de cocer pan, hacían la masa en sus casas a puño, apretando con los dos puños hasta conseguir la ausencia de grumos o coágulos, pero era imprescindible que tuvieran una “pella” de masa fermentada, lo que conocemos por LEVADURA, que era una masa unida y apretada generalmente de forma redonda que guardaban del amasado anterior que, una vez fermentada se convertía en la “levadura madre” que se guardada en un recipiente. También tenían la opción de comprar levadura de cerveza en las tiendas, pero este procedimiento ya es otra cosa distinta que no interesa desarrollar en este artículo.
La masa se formaba mezclando la harina con agua tibia, sal y la levadura. Todos los ingredientes se depositaban en un lebrillo o una ARTESA, que era un cajón hecho de madera de forma cuadrada con la base más estrecha que la boca.
Una vez terminada la masa, se rascaban bien las paredes y fondo de la Artesa con un artilugio pequeño de hierro para limpiarla, y después se colocaba en el ESCRIÑO ubicado en un lugar cálido de la casa, y debidamente tapado con la MASERA, lienzo cuyo cometido era cubrir la masa para que empezara la fermentación, y el MANDIL, delantal que utilizaban las mujeres en el horno.
El escriño era un cesto o canasta de mimbre que servía para transportar la masa al horno sobre la cabeza, protegida ésta con una almohadilla redonda con un agujero en el centro que se llamaba “rodilla”. Este cojín pequeño, habitualmente estaba terminado con bordados, generalmente de “ganchillo” con distintos dibujos y con el estilo y arte de las mujeres Serranas.

20
La PREPARACIÓN DEL HORNO la realizaban sus propietarios al atardecer para poder cocer al día siguiente. Para ello recogían leña del monte, preferentemente de sabina, que transportaban hasta el horno con caballerías. Con la leña que solía estar verde llenaban el horno, y en la boca también se ponían unos troncos de pino que se utilizaban para iluminar el interior, a estos palos se les llamaban LUMBRERAS, y una vez llenado de leña se procedía al encendido, y sellado de la boca del horno con una plancha metálica rejuntada con un amasijo de ceniza con agua en evitación de perdida de calor.

16
Ya en la madrugada se revisaba el fuego y se metía más leña hasta alcanzar la temperatura ideal que, se sabía cuándo las piedras de la bóveda del horno se ponían de color blanco debido a la energía calorífica producida por la combustión de la leña. Ha este momento, en otros lugares de la geografía española se le llamaba “Poner el horno en pompa”, desconozco si en Aras se le llamaba así.
Llegado el grado de calor idóneo, se retiraban las brasas, cenizas, y lumbreras al lado izquierdo del horno, y con un palo largo y un trapo mojado en el extremo se fregaba el piso quedando la parte derecha libre y expedita para empezar a cocer, momento en el que la clientela podía entrar al horno con sus escriños y depositar las masas en una mesa situada en el centro. Acto seguido preparaban y marcaban las masas con una CRECEDERA, artefacto que acuñaba o marcaba los panes para distinguirlos de los de otras familias.
Dada la forma a los panes y correctamente marcados se colocaban sobre las PALILLAS, instrumento a modo de palas pequeñas que se espolvoreaban de harina antes de colocar los panes sobre ellas con el fin de que no se pegasen, y acto seguido se depositaban en la pala de la hornera que los introducía en el horno ordenadamente, de dentro hacia fuera, y de forma que no se tocasen entre ellos a la espera de que estuvieran cocidos.
También se cocían otras cosas, como patatas cebollas, calabazas y CEBADA que, después de tostada, molida y mezclada con agua azucarada se convertía en MALTA, cereal que servía para aquellas personas que no podían tomar café por razones económicas o por razones de salud, ya que por ser una planta gramínea aporta muchas propiedades al organismo y no aporta nada de cafeína.

12

Espero que os haya gustado la exposición.
FUENTES CONSULTADAS:
-Ayuntamiento de Aras de los Olmos.
-Rebollosalcolea’s Blog
-Wikipedia
-Diccionario Madoz, autor Pascual Madoz.
-Aras en los Libros, autor Ramón Sánchez Castelló.
-Las fotos recientes son de mi propiedad excepto las tres de inicio de la publicación que las he bajado de internet, y las dos fotos correspondientes al Privilegio son propiedad de Ramón Sánchez.

PROPUESTA DE MEJORA DEL TRANSPORTE PÚBLICO EN LAS COMARCAS DE LA SERRANÍA Y EL RINCÓN DE ADEMUZ.

  • Fijar población y evitar el despoblamiento.
  • Aumentar la calidad de vida de los ciudadanos.
  • Vertebrar el territorio.
  • Mejorar infraestructuras.
  • Impulsar el emprendimiento.
  • Favorecer la aparición y ubicación de empresas.
  • Aumentar la oferta educativa y cultural.
  • Promover el empoderamiento femenino y la igualdad.
  • Atender eficazmente a los mayores, personas dependientes y discapacitados.
  • Aumentar el atractivo turístico comarcal…

Disponer de un buen servicio de transporte público contribuye a alcanzar todos estos objetivos y, sobre todo, a dar respuesta a una necesidad real, vital para nuestro territorio.

Alpuente, Acueducto Los Arcos, por Chusa

Las comarcas  de La Serranía y el Rincón de Ademuz han sido históricamente las “grandes olvidadas” de la Comunidad Valenciana a la hora de recibir servicios esenciales. Tal vez la razón sea su extenso territorio sumado a su baja densidad de población, algo que dificulta mucho cualquier actuación al respecto.

Un servicio de transporte público de calidad es una demanda nunca satisfecha en estas comarcas, es un derecho fundamental que ninguna Administración, ni autonómica ni estatal, han contemplado como prioridad.

Los habitantes de estas comarcas hemos ido viendo cómo nuestros pueblos, progresivamente, han ido muriendo.

Económicamente, las actividades tradicionales (ganadería y agricultura) han ido retrocediendo tanto en producción como en mano de obra y no hay un claro relevo generacional que indique que seguirán siendo el motor económico de la zona.

Demográficamente, el despoblamiento iniciado a principios del siglo XX ha ido vaciando nuestros pueblos y ocasionado el envejecimiento de la población, lo que conlleva un evidente menoscabo en cuanto a la oferta en servicios públicos esenciales: sanidad, educación y transporte público.

Estas circunstancias se convierten en la “pescadilla que se muerde la cola”: frente al despoblamiento, a una población envejecida, ante unos habitantes alejados de los núcleos urbanos de referencia, aislados físicamente de la vida política, social, cultural y económica, la respuesta administrativa es nula. Si a esto añadimos los censos de población traducidos a números de votos, está claro que invertir en Los Serranos y el Rincón de Ademuz nunca ha sido prioridad de los gestores políticos que nos han representado.

Con una población de 2.605 habitantes, el Rincón de Ademuz es la comarca valenciana con una menor densidad de población. Sólo una de sus poblaciones, Ademuz, supera el millar de habitantes.ademuz

La Serranía, con una mayor extensión, tiene una densidad poblacional similar. Consta de diecinueve municipios y un total de 17.936 habitantes. Tuejar, Chelva, Pedralba y Villar del Arzobispo son sus únicos municipios que superan los mil habitantes.

serrania-pueblos

Ofrecer un servicio de transporte público eficaz es un hecho vital para la supervivencia de las comarcas, por lo que se hace necesario diseñarla teniendo en cuenta todas las variables sociales, territoriales, económicas y ambientales de estos territorios.

Chelvana Aras

El transporte que desde el año 1925 se ha ofreció en estas comarcas, lo ha gestionado la empresa HISPANO CHELVANA. “La Chelvana” ha vertebrado históricamente el transporte de personas tanto del Rincón de Ademuz como de La Serranía. Pero los tiempos y las necesidades han cambiado, no podemos seguir con propuestas del siglo XX un siglo después. Hoy en día la Chelvana llega a la práctica totalidad de poblaciones serranas y del Rincón, pero la regularidad de sus servicios deja mucho que desear. No pretendemos ver autobuses vacíos recorrer nuestras comarcas, queremos adaptar el servicio a las nuevas necesidades de movilidad demandadas por nuestros vecinos y garantizar de este modo el acceso a servicios básicos como son la sanidad, la educación, la cultura, el turismo y el ocio.

Pues bien, el actual servicio de transporte público que tenemos en las dos comarcas es el que podemos ver a continuación.hispano-chelvana-horarios-invierno-2016

Las rutas que realiza la Chelvana las podemos apreciar mejor en la siguiente imagen. Esta oferta nos parece anticuada e insuficiente para poder afrontar los nuevos retos que tenemos por delante y alcanzar los objetivos propuestos al principio.

chelvana

Diseñar una red de transporte público adecuado a las nuevas necesidades, no es tan complicado, entre otras cosas porque se está haciendo en otros territorios con similares características y los resultados son muy positivos.

La Rioja (www.larioja.org) – PROYECTO : SERVICIO DE TRANSPORTE REGULAR DE USO GENERAL DE VIAJEROS POR CARRETERA ENTRE DISTINTAS POBLACIONES DE LA RIOJA. LINEAS RURALES DE LA RIOJA.

Asturias, Cantabria, Andalucía, son también ejemplos de cómo ofertar este servicio público de manera responsable y eficaz. En estas comunidades se combinan diferentes modelos de gestión: a demanda, mixto (aprovechando el transporte escolar), taxis, etc. Elegir un modelo u otro es competencia de los gestores, pero sí que nos parece indispensable su regularidad para poder garantizar la calidad del servicio prestado.

Ofrecer un servicio público requiere de una inversión que no obtiene retorno, es decir, la rentabilidad económica no existe en el servicio público, pero eso lo sabemos todos. Se trata de gestionar para toda la población, garantizando los derechos esenciales, entendiendo que la “sociedad del bienestar” debe extenderse a todas las zonas del territorio que se gestiona.

En nuestro caso, hay que tener en cuenta los siguientes condicionantes:

  • Población REAL susceptible de ser usuaria del servicio. Debemos tener en cuenta:
  • El número de habitantes en cada municipio.

  • Los asiduos de fin de semana y épocas vacacionales.

  • Visitantes esporádicos.

  • Turismo (cultural, gastronómico, etnográfico, medio-ambiental, etc)

  • Turismo puntual por acciones concretas (exposiciones, jornadas, ferias, fiestas locales, conciertos, etc)

  • Orografía de las comarcas.

  • Necesidades de movilidad de la zona (acceso a servicios sanitarios, jurídicos, administrativos, de ocio y comerciales, culturales, deportivos, etc).

  • Gestión sostenible de los recursos, desde la responsabilidad pero también desde el compromiso social.

  • Núcleo de población de referencia.

los-serranos-mapa

En LOS SERRANOS y EL RINCÓN DE ADEMUZ podemos diferenciar para el nuevo modelo de transporte público 5 zonas:

      1. RINCÓN DE ADEMUZ (Castielfabib, Ademuz, Vallanca, Puebla de San Miguel, Casas Altas, Casas Bajas y Torrebaja)
      2. ARAS – TITAGUAS – ALPUENTE (y sus aldeas) – LA YESA
      3. TUEJAR – CHELVA – BENAGEBER – CALLES – LOSA – CHULILLA – SOT DE CHERA.
      4. ANDILLA- ALCUBLAS – HIGUERUELAS – VILLAR – DOMEÑO
      5. PEDRALBA – BUGARRA – GESTALGAR

mapa-de-municipios-ademuz

Se toma como núcleo poblacional de referencia y destino final LLIRIA, ya que aglutina todos los servicios básicos (Hospital, gestión administrativa, Juzgados, comercio, actividades deportivas y culturales…) pero sobre todo, servicio de METRO que conecta con VALENCIA y toda su área metropolitana.

Hace ya unos días iniciamos una campaña de recogida de firmas en la plataforma CHANGE.ORG demandando un transporte público adecuado para La Serranía y el Rincón de Ademuz. La respuesta popular está siendo todo un éxito llevando ya más de mil cien firmas de apoyo a la petición. https://www.change.org/p/generalitat-valenciana-resolver-el-transpote-p%C3%BAblico-en-la-serran%C3%ADa-ya Nos comprometimos a presentar en la Consellería de Vivienda, Territorio y Vertebración del Territorio una propuesta de transporte público junto a las firmas recibidas. Esta es la propuesta:

      • Ofrecer un servicio regular (a demanda) para fijar planes de recogida de viajeros diarios. Actualmente la demanda es muy limitada pues en muchos casos se limita a dos servicios para toda la semana.
      • Crear una “Central de Reservas a Demanda” con las siguientes funciones:

1.- Recogida de reservas tanto telefónicas como por medios informatizados.

2.- Generación de viajes a demanda que según las reservas van llenando las plazas del vehículo.

3.- Gestión de las comunicaciones entre el centro de control y el vehículo, y el centro de control y los terminales de información al usuario.

4.- Terminales de Información al Usuario en todos los pueblos de ambas comarcas, que permitan indicar al usuario las plazas libres, posibles incidencias en el recorrido, recordatorio de horarios del servicio.

El servicio debe ser financiado por el Gobierno Autonómico, Diputación y municipios afectados. Existe una amplia legislación al respecto, tanto a nivel europeo, como nacional que da cobertura a este tipo de proyectos. No necesitamos más legislaciones, ni planes, ni programas de desarrollo rural. Necesitamos acciones y voluntad política de solucionar necesidades. El porcentaje de financiación debe ser fijado por las administraciones responsables, entendiendo que no debe ser inferior a un 80%.

      • Disponer de 5 microbuses adaptados que atiendan REGULARMENTE las cinco zonas mencionadas. Cada uno de los microbuses tendrá por base una población de cada zona.
      • Cada microbús recorrerá dos veces al día las rutas propuestas en horarios de mañana y tarde. Al ser un servicio a demanda, estos horarios pueden incrementarse según la necesidad.
      • Establecer tarifas para los usuarios en función de su utilización y su situación económica. Crear un bono-transporte para los vecinos de las dos comarcas a un precio inferior a la tarifa estándar del servicio.
      • El servicio debe ser diario y a demanda porque entendemos que es la mejor manera de favorecer, fijar e incrementar su utilización, tanto para los habitantes de las zonas como para los potenciales visitantes. Es la mejor forma de crear hábito en la utilización de servicios públicos de transporte.
      • Utilizar las nuevas tecnologías para gestionar de manera eficiente el servicio: diseñar una app que permita a los usuarios a través de su móvil reservar plaza, controlar rutas, horarios e incluso trayecto de los vehículos en tiempo real. Al ser un servicio “a demanda” se hace indispensable para la buena gestión el uso de estas aplicaciones tanto para los usuarios como para la empresa concesionaria del servicio.

La Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, la Consellería de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, son a las que corresponde afrontar esta demanda y dar la respuesta adecuada.

Sabemos que los tiempos son difíciles, pero entendemos que nuestras comarcas ya no pueden esperar más y necesitan con urgencia medidas reales, rápidas y eficaces que repercutan de manera directa en la calidad de vida de sus habitantes. De ello depende que nuestros pueblos no se mueran y que estos territorios puedan mostrar y desarrollar sus potencialidades.

LOS SERRANOS Y EL RINCON DE ADEMUZ son dos comarcas maravillosas del interior de Valencia. No podemos resignarnos a ser una gran residencia de ancianos dentro de veinte años, no podemos perder toda la riqueza cultural, paisajística, lingüística, arquitectónica, económica que tenemos. Reclamamos un servicio de transporte público de calidad que nos permita cumplir con todos los objetivos que hemos detallado al inicio. Es la única manera de construir futuro y de ser, de una vez por todas, población rural atendida, valorada, en la misma medida que el resto de población.

Para alcanzar estos objetivos debemos desarrollar nuevas estrategias que aprovechen el potencial que actualmente nos brindan las nuevas tecnologías de la información y del conocimiento.